Actualidad

Fiesta y alcohol: un día es un día

La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción abre el debate tras criticar la celebración de la Selección Española

Madrid- «¡España-entera-se va de borrachera!». Éste era uno de los gritos más coreados el pasado domingo, después de que nuestra Selección le endosara un inapelable 4-0 a Italia en una histórica final de la Eurocopa. Ahora bien: ¿verdaderamente lo pusimos en práctica? Y lo que es más controvertido: ¿lo hicieron nuestros héroes? Durante la presentación ayer de la nueva campaña de sensibilización de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), su director general, Ignacio Calderón, criticó ayer el hecho de que algunos jugadores del combinado de Vicente del Bosque no tuvieran reparos a la hora de celebrar el triunfo con alcohol. «Me parece triste e inconsciente», afirmó el responsable de la FAD.

En declaraciones a LA RAZÓN, y consciente del revuelo que sus palabras han causado en redes sociales como Twitter, Calderón se reafirmó en sus opiniones. «Quizá, alguien les debería haber dicho que tuvieran más cuidado, porque son un ejemplo vivo. Fueron el centro de atención y les veían millones de niños», afirmaba ayer. Así, cree que la actuación de los jugadores es más «un error inconsciente e involuntario, que si ellos mismos lo pensaran, dirían: ‘‘Se nos ha ido un poquito la mano''». Eso sí, siempre, subraya Calderón, «sintiéndome orgulloso como español» de los logros de un equipo que sirve de testimonio «del esfuerzo que tienen que hacer para jugar tan bien, porque nadie les ha regalado nada». El debate está abierto: ¿un día es un día o los efectos de una borrachera aislada –tanto para los que la protagonizan como para los que la contemplan– son igualmente perniciosos?

Desde que nacemos
«En España, el alcohol es una sustancia cultural e integrada en nuestra vida desde que nacemos. Y no es esa sustancia satanizada como son las drogas», indican desde la FAD. Pero «se ha pasado de consumirlo en familia al patrón ‘‘nórdico'', que consiste en una ingesta salvaje para ‘‘colocarse'' lo más rápidamente posible», indica Calderón. Y así, el alcohol está presente en el 90 por ciento de los policonsumos. «Es la puerta de arranque. Y los problemas que crea son mucho más graves que los que causan todas las drogas ilegales juntas». Mientras, ahí están los datos, que recordó ayer la FAD: 144 horas es el tiempo que emplearán los jóvenes a beber durante el verano, unos adolescentes que inician su consumo a los 13 años.

La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) abogó ayer «por la normalidad en el consumo de bebidas alcohólicas. No deben superarse los estándares que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún así, no deben criminalizarse a figuras ejemplares como los jugadores de la Selección, que son un ejemplo para la sociedad de hoy». Sin embargo, en colectivos de riesgo y menores, «no aceptamos ni una sola gota de alcohol».

«El alcohol y el deporte me parecen incompatibles. Pero sólo durante la competición», opina el doctor José González, director del centro médico Deyre, y ex jefe del servicio médico del Atlético de Madrid. «No hay que confundir el alcohol y el deporte con la celebración. Para eso se han estado ahorrando placeres durante todo este tiempo. Creo que el 99,9% de los espectadores aprobaría el ‘‘desmadre'' de la Selección», añade. Curiosamente, antes, recuerda el doctor, «se les decía a los jugadores que tomaran una cerveza tras un entrenamiento intenso para recuperar la reposición de glucosa, que es la fuente de energía del músculo». «Hay un uso cultural de determinadas bebidas en las fiestas populares», explica Antonio López, catedrático de Trabajo Social de la UNED. Sin ir más lejos, los sanfermines, que comienzan hoy, darán fe de ello. Sin embargo, «hay que contextualizar una celebración como la de los jugadores: puede parecer que han tomado algo cuando, en realidad, tienen un ‘‘subidón'' tremendo debido a su propia actividad: alegría, autoestima... De ahí que salten, bailen... Quizá no sólo se debe al alcohol». De hecho, si algo hay destacable de la Selección es su condición de «icono», sus valores: «Solidaridad, esfuerzo, ausencia de protagonismo... Algunos van de dioses, mientras que los jugadores españoles son la imagen del ‘‘antidivismo''», subraya.

La FAD, afirma Calderón, «no pretende promover que todo el mundo sea abstemio». Pero «hay que ser consciente del papel que juega en nuestra vida»: una sustancia «socializadora» que, como la más ilegal de la drogas, también puede escapar a nuestro control.

Publicidad


Multa para el menor que beba
El Ayuntamiento de Gerona quiere que los menores de edad sean «más cívicos». De hecho, pretende aprobar una ordenanza que prohíba a los adolescentes beber y pasearse con bebidas alcohólicas en la mano. Tampoco podrán fumar bajo multa de entre 150 y 300 euros. Las medidas forman parte del borrador de ordenanza de civismo que ha elaborado el Gobierno municipal (CiU), que se aprobará previsiblemente en el próximo pleno. «Queremos evitar que los jóvenes entren en el círculo del fumador», dice el Ayuntamiento.