Europa

«Tener residuos no es grave sí lo es no utilizarlos»

«La Naturaleza no conoce el concepto de la basura, no existe. El único ser vivo en la tierra capaz de producir algo que nadie desea es el ser humano, que pretende ser el Homo sapiens. Parece que es el Homo no sapiens», dice Pauli. Este polifacético emprendedor, asesor de Medio Ambiente del Gobierno japonés, recuerda que «lo biodegradable no es necesariamente sostenible». Gunter considera urgente un cambio, ya que «el modelo de negocio en vigor genera miopía» 

PERFIL

l NACIÓ en Bélgica. En la actualidad, vive en Sudáfrica.
l Empresario y asesor de Medio Ambiente del Gobierno japonés. Fundador de Zero Emissions Research and Iniciatives, plataforma desde la cual dan voz a la Economía Azul (www.zeri.org) y a los múltiples proyectos.
l «Economía Azul» es su obra magistral. Leer este libro editado por Tusquets significa reflexionar no sólo con cada página, sino también después de su lectura. Pero, ¿cuál es su mejor libro de cabecera? «‘‘Les mémoires d'Hadrien'', lo mejor que nunca ha sido escrito», dice Pauli, al que le encanta escuchar «The Wall», de Pink Floyd, y Farinelli.

 

Gunter Pauli lleva años incidiendo en que el actual modelo de desarrollo no funciona. Estamos rodeados de residuos y, aunque muchos pueden aprovecharse, no se hace. Resulta más cómodo emplear materias primas nuevas u optar por productos verdes más sostenibles, pero más caros. Él, en cambio, escribe la ecología en azul. Es decir, una economía eficiente, que respete el medio y cree riqueza, valiéndose del conocimiento acumulado por la Naturaleza.
-Nuestra voracidad de recursos no tiene fin. ¿Hemos traspasado el límite por ignorancia o por conformismo?
-Por ignorancia, por falta de transparencia. Cómo podemos perder la mitad de la cosecha agrícola y hablar de hambre en el mundo. Y cómo es posible que el 25 por ciento de la población ingiera tanta comida que enferme... Si no fuera por ignorancia, sería por estupidez y eso no puede ser.
-Después de leer su libro, no creo que nadie pueda mirar igual un residuo. ¿Cómo nace la economía azul?
-Por mi experiencia empresarial. Me di cuenta de que lo biodegradable no es necesariamente sostenible. La economía azul se desarrolla gracias al encuentro con científicos, empresarios, políticos frustrados con el modelo actual, que sólo promete ser «menos malo», cuando lo que necesitamos es «algo mucho mejor».
-Resulta curioso que justo antes del Protocolo de Kioto usted ya estuviera inmerso en un proyecto para idear una fábrica de detergentes sin residuos. ¿Por qué cree que nos ha invadido la mentalidad de lo verde y no la azul, siendo la segunda más económica y lógica?
-Hemos ansiado tanto «una solución» que hemos adoptado con entusiasmo las placas solares, que usamos sólo por un lado y no por los dos. Una pena, pero sobre todo qué desperdicio. Y aceptamos que todo tiene que funcionar en corriente alterna y con 220 voltios (V) cuando casi toda la energía renovable es en corriente continua en 12V. Además, la mayoría del consumo eléctrico funciona en corriente continua y en 12V, las LED, nuestros sistemas eléctricos... Pero la renovable, que funciona en corriente directa, se convierte en alterna para después convertirla de nuevo en directa en las casas. ¿Por qué? No lo entiendo. Y luego nos hablan de la competitividad de la energía solar. Lo verde no es factible por el coste. Por ignorancia hemos convertido la solar en un bien menos válido, que requiere subsidios para competir. No tiene sentido.
-¿Cómo logró que la fábrica no tuviera residuos?
-El mayor residuo es calor porque la producción de jabones es exotérmica. Por eso, no tiene sentido necesitar calefacción. Son estas reflexiones simples, aunque sean muchas, las que permiten llegar a la eficiencia, y lo que sobre se reutiliza.
-Cada año se generan en Europa 192 millones de toneladas de residuos de frutas y verduras. Sólo en España, 90 millones. Algunas empresas empiezan a aprovechar los desechos, pero ¿por qué no se hace a gran escala?
-Si tienes frutas, puedes generar biogás. Pero lo interesante es que las bacterias metanogenéticas quieren comer algo más diverso. Prueba de ello es la estrategia de los coreanos de mezclar lodo de la depuradora de aguas residuales residenciales con componentes sólidos orgánicos de la basura para hacer cuatro veces más biogás que lo normal. Eso es lo que tenemos que buscar como soluciones. 90 millones de toneladas son millones de metros cúbicos de gas metano que hoy se pueden fácilmente separar en carbón e hidrógeno (y calor).
-Dígame más ejemplos.
-Un café contiene sólo el 0,2 por ciento de la biomasa del grano. El resto es basura. Pero esa biomasa es un excelente sustrato para cultivar hongos. Con cada tonelada se puede generar media tonelada de hongos comestibles a mitad de precio. Y el desecho del sustrato tras la cosecha es ideal como alimento para animales porque es rico en aminoácidos esenciales. La Naturaleza no conoce el concepto de la basura, no existe. El único ser vivo en la Tierra capaz de producir algo que nadie desea es el ser humano, que pretende ser el homo sapiens. Parece que es el homo no sapiens.
-¿Por qué no se hace?, ¿por falta de inversión?
-Por ignorancia y por la formación cartesiana de la Universidad de Harvard que obliga a los empresarios a enfocarse en sólo un producto de venta. Es como un lavado de cerebro que nos enseña todo aislado, nunca interconectado. Así me explicó por qué en Nestlé, que produce tres millones de toneladas de desechos de café con su marca Nescafé, prefieren quemar todo, pretendiendo decir que es ecológico porque generan un poco de electricidad y niegan la oportunidad a unas 50.000 personas de tener trabajo y producir 1,5 millones de toneladas de hongos. Es difícil de entender, pero el modelo de negocio en vigor genera miopía.
-El gasto en recogida de basura es enorme. ¿No sería más económico hacer compost en cada hogar?
-El compost es una opción, pero hay más y mejores. El compost genera mucho gas metano y preferimos que eso sea capturado, y lo que sobre tras la extracción del gas se debería utilizar para otros beneficios. Pero lo peor es quemar, porque incinerar es disminuir volumen y aumentar toxicidad.
-Cambiar el mundo es posible. Dígame más ejemplos.
-El vidrio transformado en espuma de vidrio es un excelente aislante, que no contamina y que se puede reutilizar siempre.
-¿Es posible lograr eso de residuo cero?
-Siempre tendremos residuos. El hecho de tener residuos no es un problema, lo grave es no utilizar lo que tenemos localmente disponible, empezando por los residuos.
-La economía azul es también eficiencia...
-Y competitividad. Por eso proponemos energía renovable sin subsidios. La hora ha llegado, no sólo producimos de manera sostenible, lo que producimos es mejor y más barato. ¿Cómo se explica que todo lo que es bueno para su salud y el medio ambiente sea costoso? ¿Es sólo para los ricos?
-Está a favor de las renovables frente a la nuclear, pero...
-Hay que tener las cosas claras. Una ola de mar de 15 kilómetros por hora tiene la misma fuerza para generar electricidad que un viento de 380 km/h. El costo de la eólica es mayor con las torres. Por ello, nosotros instalamos estos molinos dentro de los pilones existentes de transmisión eléctrica de alto voltaje. Cortando el precio a la mitad. No estoy en contra de las renovables, estoy a favor de un mejor uso de todo.
-¿Nucleares también sin subsidios?
-La nuclear no tiene futuro sin subsidios. Los ingenieros nucleares son peores que los políticos, prometen y no dan nada. La experiencia de Fukushima nos enseña que la zona de no vida en caso de accidente es de 20 km, y la de alto riesgo, 30. Haz un círculo de 30 km alrededor de cada nuclear y calculamos el coste de mover todo el mundo. Porque aunque los ingenieros dicen que no pasará, lo imprevisible pasará, sólo es cuestión de tiempo. Y pide a los seguros, tras Fukushima, que aseguren una planta. ¡No lo harán! Por eso el Estado (todos los ciudadanos) tiene que hacerlo. Para mí está claro, no por argumentos emocionales o técnicos, sino por razones económicas: la nuclear no tiene sentido ni futuro.
-Hace tiempo un arquitecto me dijo que mejor que instalar m2 y m2 de fotovoltaica, hay que lograr que la casa consuma lo mínimo gracias a medidas pasivas, como un buen aislamiento, y con la geotermia. Esta fuente, como la cinética, está desaprovechada. ¿Por qué?
-Y no sólo. Imagínese que el 30 por ciento de la electricidad doméstica alemana se consume para calentar agua y la primera cosa que hacen los alemanes con los magníficos grifos de Grohe es mezclar agua demasiado caliente con agua fría. Es decir, que el 40 por ciento de la energía se pierde. El arquitecto tiene razón con las placas tradicionales, pero con 4 placas de Solarus, se genera para un hogar de 4 personas la electricidad y el agua caliente que necesitan por una inversión de 4.000 euros en una casa nueva. Pero hay que pensar en todas las tecnologías y escoger las mejores en cada caso.
-¿Qué proyecto internacional destacaría?
-El de algas en Río Grande del Sur, en Brasil. El equipo del profesor Jorge Alberto Vieira Costa montó un sistema para recuperar el CO2 de la térmica de carbón, y las algas se utilizan como alimento, combustible, materia prima para cosmética y para fibras textiles. Éste es uno de mis favoritos.
-¿Algún país lo hace mejor?
-Sin duda, el Reino de Bután (Asia). El 100% de la electricidad del país es renovable; su mayor exportación es electricidad hídrica barata generada por flujo, sin represas.
-¿Qué debería mejorar España en este sentido?
-Todos los países tienen que repensar todo... España inspiraría al mundo con una reflexión profunda alrededor del modelo de turismo del futuro, donde los visitantes se comportarán más como peregrinos que quieren conocer algo diferente, y no como turistas que buscan lo que ya conocen.
-Como asesor de Medio Ambiente del Gobierno de Japón, ¿qué opina de la caza de ballenas? ¿Acabará?
-Seguro que Japón acabará con esta agresión. Si solamente consideras el arroz como alimento para comer, sólo enseñas a tus hijos que el arroz es para comer. Las ballenas son los Reyes de Corazón, que bombean 1.000 litros cada pulsación con 6V de electricidad durante 80 años sin mantenimiento. La ballena no come carne ni frutas ni hortalizas. Mi fábula sobre «El Rey de Corazones», traducida al japonés, enseña a los niños que la ballena es una maravilla de animal y que podríamos aprender mucho de ella. Es importante pasar de la acusación al mejoramiento del entendimiento con un gran espacio para nuestras emociones.