La preinscripción escolar permitirá optar al doble de colegios que ahora

BARCELONA– La veda la abrió esta semana el Consorci d'Educació de Barcelona (CEB): los padres barceloneses podrán optar a doce escuelas –y no seis como hasta ahora– en la preinscripción escolar para el próximo curso. La ampliación de zonas de influencia a la hora de elegir centro ya estaba dentro de los planes de la consellera de Ensenyament, Irene Rigau, desde que asumió el cargo, y todo indica a que otras provincias o comarcas catalanas seguirán el modelo barcelonés y podrán optar a más centros en la preinscripción escolar.

Si bien el año pasado Rigau introdujo una modificación en la que se otorgaban 5 puntos en caso de empate a hijos de antiguos alumnos del centro, el curso 2012-2013 presentará más facilidades en torno a las zonas de influencia. Según ha podido conocer este diario, la conselleria de Ensenyament ya ha redactado la resolución sobre la preinscripción escolar, que se hará pública en unas semanas, y en la que se perfilan más posibilidades y facilidades para que las familias tengan más opciones a la hora de elegir centro, siguiendo la pauta de Barcelona.

«Son buenas noticias, pero los cambios son pequeños», apunta el presidente de Fapel (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Escuelas Libres), Josep Manuel Prats. Los padres de la red concertada consideran que el verdadero cambio se debería haber introducido en el decreto pertinente, que no sufrió modificaciones cuando el Consell Escolar lo aprobó en noviembre. «Estos cambios suponen facilidades para las familias que acceden a la educación infantil (P3), pero los que ya están dentro del sistema se quedan igual», lamenta Prats.

La voluntad de Fapel es que, un plazo de cinco años, las zonas educativas se flexibilicen y los 30 puntos actuales otorgados por proximidad al centro pierdan peso en el cómputo final. «En Madrid ya funcionan así y su modelo demuestra que vale la pena vincular a las familias en el proyecto de centro», defiende el presidente de Fapel.
Desde la red pública, la opinión es divergente. La Fapac (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña) asegura que modificar las zonas de influencia «no es una prioridad ni una garantía para mejorar el éxito escolar y acabar con la segregación».