El turismo de golf crece a un ritmo del siete por ciento anual en la Comunitat

La estancia media de estos turistas es de una semana y el gasto medio realizado es de 900 euros por persona.

La demanda de golf en la Comunitat Valenciana ha ido creciendo en los últimos años a un ritmo del 7,1 por ciento anual. Así se desprende de un informe elaborado por la Cámara de Comercio de Valencia acerca del turismo relacionado con este deporte, según el cual la Comunitat es la cuarta autonomía española en número de licencias otorgadas para practicar este deporte, con un total de 23.233 en 2009.

El estudio resalta que este es un tipo de turismo que conviene fomentar, puesto que los beneficios que reporta a la zona son muy elevados. En 2006, este sector generó un volumen de negocio de 2.673 millones de euros en toda España, lo que supone un incremento del 28 por ciento con respecto a 2003.

El perfil del visitante que viene a la Comunitat para practicar este deporte, es el de un hombre de 60 años, con un nivel educativo medio-alto. Un tercio de estos turistas está jubilado y un 13 por ciento desarrolla una profesión liberal. El origen de la mayor parte de los turistas de golf en la Comunitat es Reino Unido, seguido por el mercado nacional. Destacan también los mercados de Alemania, Suecia y Francia.

La estancia media de estos turistas es de una semana y el gasto medio realizado es de 900 euros, aproximadamente, por persona.

En cuanto al número de campos de golf, la Comunitat cuenta en la actualidad con 33 instalaciones de este tipo, más once entidades sin campo así como dos canchas de prácticas, lo que suma un total de 46 clubes en la región.

La provincia de Valencia es la que ha experimentado un mayor crecimiento en cuanto al número de licencias federativas desde 2001, con 4.235 federados más. La provincia de Alicante es la que alberga el mayor número de licencias (10.581), seguida de cerca por Valencia (9.698) y de más lejos por Castellón (2.550).

Si se compara el número de federados que hay en cada provincia con el número de campos de que dispone cada una de ellas, se observa que los de la provincia de Valencia son los más saturados, con una media de 1.212 por campo, muy por encima, más del doble, de los 588 que presenta la provincia de Alicante.