La primera factura del «galgo»

El ADO congela las becas de todos los implicados en la «operación». Marta Domínguez, Nuria Fernández, Reyes Estévez, Estela García y Digna Luz Murillo, a la bolsa de reserva

Marta Domínguez, después de proclamarse subcampeona europea en Barcelona 2010
Marta Domínguez, después de proclamarse subcampeona europea en Barcelona 2010

El plan ADO aprobado por el CSD, el COE y la Asociación de Deportes Olímpicos ha previsto para 2012 aportar 12.064.000 euros, un 13,4% más que en 2010. De las 459 becas, 357 corresponden a deportistas y 102, a entrenadores. Los implicados en la «operación Galgo» quedan momentáneamente al margen, según estipula, en su cláusula 5, el contrato firmado en 2009 entre el Consejo Superior de Deportes y la Real Federación Española de Atletismo, que prevé «la suspensión cautelar de las becas si el destinatario está inmerso en algún caso de presunto dopaje».

Marta Domínguez, Nuria Fernández, Reyes Estévez, Estela García y Digna Luz Murillo, cuyos nombres aparecen en la «operación Galgo», han pasado a integrar una bolsa de reserva que les será devuelta en caso de no ser sancionados. Al deterioro de imagen de los implicados, se añade la pérdida preventiva de las becas. Son las primeras consecuencias de la tristemente famosa «operación».

Diferente de los atletas reseñados es el caso de Alemayehu Bezabeh, en cuyo expediente sancionador reconoce haberse sometido a transfusiones de sangre. Por ello, no tiene derecho a beca y tampoco puede competir. Algunos de los deportistas antes mencionados, en cambio, sí podrán acudir a los Europeos en pista cubierta de París-Bercy.

«Gracias a los magníficos resultados obtenidos en 2010, el año de oro de la edad de oro del deporte español», manifestó Jaime Lis-savetzky, secretario de Estado para el Deporte, el CSD hizo la necesaria aportación de 650.000 euros para cubrir el total de las becas generadas, cuya cuantía oscila entre los 60.000 euros de la M1, para campeones del mundo u olímpicos, y los 12.000 y 9.000 euros de las becas especiales, atendiendo a si son del grupo I (atletismo), II (gimnasia rítmica) o III (hockey). Dieciséis deportistas percibirán la M1 para preparar los Juegos: José Antonio Hermida (bicicleta de montaña), Carlos Pérez Rial, Saúl Craviotto, Diego Cosgaya y Emilio Merchán (piragüismo), Brígida Yagüe, Joel González y Rosanna Simón (taekwondo), Alberto Fernández (tiro olímpico), Javier Gómez Noya (triatlón) y Xabier Fernández, Iker Martínez, Fernando Echavarri, Antón Paz, Marina Alabau y Blanca Manchón (vela).

Tanto Jaime Lissavetzky como Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, al presentar las becas indicaron que el Plan ADO «se ha apretado el cinturón» en aspectos complementarios, como la atención a los patrocinadores, para centrarse en los atletas. Han tenido en cuenta para el reparto incluso aquellos que todavía no han obtenido resultados, pero que pueden clasificarse para los Juegos de Londres, de acuerdo con su proyección.

El año 2010 fue excepcional en el deporte español por muchos motivos, por sus éxitos, de ahí el incremento del ADO, y por sus escándalos, de ahí la «operación Galgo» y el «caso Contador».


Entre la competición y la beca
Del 4 al 6 de marzo se celebran en París-Bercy los campeonatos europeos de atletismo en pista cubierta. Entre los deportistas que ha inscrito la RFEA figura Digna Luz Murillo, campeona de España de 60 metros y a quien el ADO ha congelado la beca por ser una de las deportistas mencionadas en el sumario de la «operación Galgo». A José María Odriozola, presidente de la Federación Española de Atletismo, los próximos días le va a tocar dar muchas explicaciones precisamente en París, la capital del país que lucha contra el dopaje sin miramientos ni fisuras.