Los ediles de Vilassar se reparten el sueldo al que renuncia su alcalde

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BARCELONA- El gobierno de CiU en Vilassar de Mar aprobó en el pleno de ayer un aumento de sueldos de los regidores de entre el 10 y el 30 por ciento después de que el alcalde, Joaquim Ferrer, renunciara a su salario para cobrar el sueldo como miembro de la Diputación de Barcelona. Las modificaciones de las retribuciones suponen un aumento medio del 17 por ciento de los salarios, mientras que los tres tenientes de alcalde serán los que más cobrarán, ya que el incremento de su sueldo es del 30 por ciento. El primer teniente de alcalde, Joan Roca, justificó los aumentos salariales, asegurando que las retribuciones de los regidores de Vilassar de Mar están «muy por debajo» de las recomendaciones que hacen las entidades municipalistas. «Una parte de la retribución que percibía el alcalde, en concreto el 26 por ciento, equivalente a 17.000 euros, también se destinará a ahorro», apuntó Roca, que añadió «que el presupuesto del próximo año 2012 se verá notablemente recortado». Roca señaló que «no todo el dinero se los reparten los concejales de gobierno, sino que también se aumenta la asignación que reciben los ediles de la oposición». Sin embargo, los grupos de la oposición manifestaron su rechazo a la polémica medida.


PRESUPUESTOS
El Ayuntamiento de L'Hospitalet retrasa el cierre de la radio y la televisión locales

El Ayuntamiento de L'Hospitalet aprobó ayer en un pleno extraordinario el plan de austeridad previsto para el próximo ejercicio sin cerrar la radio y televisión. El Consistorio dio luz verde a una serie de medidas encaminadas a sanear las cuentas del municipio, pero aplazó el cierre de la radio y televisión locales, a la espera de la negociación con los trabajadores. El primer teniente de alcalde, Josep Belver, explicó que la próxima semana se iniciará un proceso de mediación con los empleados de los medios de comunicación afectados, con el objetivo de «minimizar los costes sociales». Sin embargo, la alcaldesa, Núria Marín, reiteró que la radio y la televisión municipales cesarán su actividad en el formato actual, ya que, a su juicio, «esta ciudad no se puede permitir unos medios que cuestan 2,8 millones de euros».