Griñán suma al Parlamento a la huelga del 14-N

La Razón
La RazónLa Razón

Sevilla- «La actividad parlamentaria no se suspende, solamente se aplaza unos días para evitar una colisión con el derecho democrático de huelga. El Pleno tendrá lugar». El portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, contestó así a una teórica contradicción de discurso puesta de manifiesto por LA RAZÓN el domingo: el 29 de septiembre de 2010, día en el que se convocó una huelga general durante el mandato de Zapatero, Griñán sostuvo en el Parlamento que éste no debía secundarla porque la democracia «ni se paraliza ni se suspende».

Ahora, en Madrid gobierna el Partido Popular de Mariano Rajoy y ante la convocatoria de huelga general del próximo 14 de noviembre, PSOE e IU han pedido que se retrase el Pleno de la Cámara autonómica de esa jornada.

«Griñán dijo que la democracia no se suspende y en eso estamos todos de acuerdo. Su suspensión tiene tintes muy peligrosos», remarcó ayer Vázquez. E hizo constar que en estos momentos, «hay que entender el contexto político y socioeconómico en el que se produce esta huelga». Según el diario de sesiones del Parlamento andaluz, en el año 2010 Griñán dijo exactamente que «este Parlamento nunca debe hacer huelga, porque la democracia no se toma vacaciones ni se paraliza ni se suspende. Nunca».

Eso sí, el presidente Griñán no estará en la calle el 14-N y «mantendrá su posición institucional», aclaró su portavoz.

¿Y sostendrá el Gobierno andaluz su agenda? «Ya veremos lo que ocurre a medida que se acerca la fecha», deslizó Vázquez para apostillar después: «Pero lo normal, si toda la sociedad está en huelga y se produce una protesta mayoritaria, es que no tenga sentido que haya una agenda institucional ese día». El portavoz del Ejecutivo puntualizó que «este Gobierno ni apoya ni deja de apoyar la huelga general, pero sí entiende el descontento de la ciudadanía por la situación que está atravesando». Preguntado sobre si en la decisión de aplazar el pleno ha podido influir el vicepresidente Valderas en Griñán, lo negó. «Al presidente de la Junta nadie lo ha tenido que convencer», dijo.