Libros

Silvia Abascal: «Todo esto es un derrame emocional»

Se ha convertido en un ejemplo de lucha y entereza y su vitalidad es digna de admiración.

silvia
silvia

Después de haber pasado el peor trago de su vida, la actriz ha enviado un mensaje de ánimo a sus fans y amigos a través del Facebook. Con un sonoro «GRACIAS» (escrito en mayúsculas), la intérprete de 32 años ha agradecido «de corazón» el «tsumani de deseos, ánimos, calor y respeto» que está recibiendo. Silvia Abascal permanece en el hospital Gregorio Marañón a la espera de ser intervenida de una malformación vascular congénita que le causó un ictus cerebral hace dos semanas. A pesar de todo, ha querido devolver parte del cariño recibido por sus seguidores e, incluso, ha llegado a comentar que tanto mensaje de apoyo se ha convertido en un auténtico «derrame emocional».


«Saldrá adelante»
Con sentido del humor y mucho aplomo, la actriz ha escrito desde su teléfono móvil esta emotiva declaración en la que muestra su carácter tenaz: «Me tocó un viaje difícil, pero tengo la maleta cargada de fuerza». Aunque la protagonista de «El lobo» se mantiene al margen de los medios de comunicación, no ha querido esconder su optimismo y se muestra dispuesta a «luchar como una leona» en la delicada situación que atraviesa. Y ha hecho una auténtica declaración de intenciones: «Con todas las manos fuertes que me sostienen, agarran y empujan, no tengo excusa para no volver a levantarme y seguir dando guerra».

Tras haber sufrido un derrame cerebral el pasado 2 de abril mientras participaba como jurado en el Festival de Málaga, el mundo del cine y numerosos seguidores han querido arropar a la actriz. Las primera en poner voz y algo de calma a la preocupación por el estado de salud de Abascal fue su colega Elena Ballesteros, que afirmó que ya se encontraba «mucho mejor». También Maribel Verdú quiso dedicarle unas palabras de ánimo al quedarse perpleja con lo sucedido. «Le mando mi apoyo más grande porque es una persona maravillosa y se va a recuperar perfectamente, sin problema, porque hay gente que se lo merece y ella es una de ellas», explicó. Por su parte, Elena Anaya, la protagonista de «Habitación en Roma», pedía paciencia y respeto para su compañera de profesión. «Supongo que lo que más le apetece es que la dejemos tranquila todos, descansar y recuperarse. Yo creo que es lo que podríamos hacer», comentó. En esta línea también se ha manifestado Miriam Gallego durante la presentación de la película «Águila Roja»: «Lo mejor es que dejemos que se ponga buena con su familia. Imagino que es lo que quiere, silencio». La actriz también ha comentado que «Silvia es una mujer muy fuerte, muy valiente. Tiene una luz maravillosa y creo que se va a poner buena muy rápido».

Tras haber estado ingresada cinco días en la UVI del hospital Carlos Haya de Málaga y luego ser trasladada al Gregorio Marañón de Madrid, Abascal afronta con optimismo su nueva etapa protegida por el cariño de sus familiares, que acuden a diario al hospital. La intérprete, que ha estado nominada al Goya en dos ocasiones, ha protagonizado filmes como «La dama boba» o «El tiempo de la felicidad». En televisión su rostro se popularizó en los 90 como la hija de «Pepe y Pepa» en la serie de TVE.


«Es mejor operar este tipo de afecciones»
A la espera de que la actriz se recupere de la «malformación vascular congénita cerebral» que sufre, LA RAZÓN ha hablado con Rafael García de Sola, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y jefe del Servicio de Neurología del Hospital La Princesa. Para el doctor, este tipo de afecciones congénitas «son raras en medicina general, pero muy frecuentes en nuestra área. Si se trata de una malformación arterio venosa es como si los vasos se construyesen mal desde el nacimiento y con el tiempo se rompen», comenta el neurólogo. Este tipo de problemas se producen en una de cada 100.000 personas y, en su opinión, «los riesgos de la operación son 10 veces inferiores al hecho de dejar que el paciente evolucione de forma natural», ya que, explica, hay un alto riesgo de que se produzca un nuevo derrame.