Sargadoy: «La reforma laboral abre la vía al despido exprés»

El bufete laborista considera que «llega tarde» y es «insuficiente»

PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO
PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO

Madrid- Sagardoy Abogados, bufete de referencia en España en Derecho del Trabajo y Seguridad Social, lamentó ayer la «tardanza» con la que el Gobierno ha aprobado la reforma laboral ya que en su opinión, los resultados de la misma se apreciarán «a largo plazo». En un encuentro con los medios, Juan Antonio Sagardoy, presidente honorario del despacho, a pesar de calificar la reforma de «insuficiente» la consideró «la más profunda» desde 1994. Los socios del bufete no dudaron en afirmar que la nueva reforma laboral permitirá emplear a casi cualquier trabajador mediante un contrato de fomento del empleo y despedirle por causas económicas no justificadas, con una indemnización de 33 días, de los que 8 días serán sufragados por el Fogasa. En la práctica, ello supondrá sustituir el extendido despido improcedente de 45 días en contratos ordinarios, que pasará a ser «residual», por «un nuevo despido exprés», con un coste para las empresas de 25 días. Para el despacho de abogados, éste es uno de los cambios más relevantes que introduce el decreto sobre la reforma laboral del Gobierno, un texto, a su juicio, que favorece los intereses de las empresas. El nuevo presidente del despacho, Íñigo Sagardoy, indicó que la redacción de las causas del despido recogidas en el Real Decreto-Ley, que aluden sólo a una «situación económica negativa», hace que el empresario tenga que hacer un «esfuerzo mínimo» para probarlas, de modo que alegará, no tanto pérdidas, sino cuestiones como la necesidad de amortizar puestos de trabajo. El despacho apunta además que con la apertura de los colectivos a los que puede hacerse un contrato de fomento, pocos trabajadores quedarán fuera de su radio de acción. «Prácticamente queda universalizado su uso, con lo que los empresarios se decantarán por él en los nuevos contratos», apuntó Sagardoy. El bufete laboralista dudó asimismo de que el Fogasa disponga de recursos suficientes para pagar los 8 días por la extinción de los contratos indefinidos, si se tiene en cuenta que a día de hoy sus reservas son de 3.000 millones de euros. Respecto a este fondo (se nutre de las aportaciones de los empresarios), Íñigo Sagardoy recalcó que corresponderá al trabajador reclamarle esos 8 días de indemnización, desentendiéndose de ello el empresario.