ANÁLISIS Se ha respetado a la mayoría

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué supone la decisión de IU de abstenerse y permitir gobernar al PP?
–El PP ganó las elecciones en Extremadura el 22 de mayo y ha sido una buena opción por su parte la de respetar lo que decidió la mayoría de los ciudadanos extremeños, porque votaron por el cambio y por poner fin a 28 años de régimen socialista en Extremadura. Eso sí, hay que esperar al debate de investidura, pero esto abre la esperanza de que se concrete el cambio. Es bueno para la regeneración democrática que se produzca el cambio.

¿Cómo afectará al PSOE nacional esta pérdida?
– Lo notará porque finalmente no sólo no ha ganado en ninguna de las comunidades en las que se celebraron elecciones, sino que tampoco lo ha hecho en la comunidad en la que más opciones tenía para gobernar, que es Extremadura. Ha perdido todo el poder territorial en autonomías tan históricas para el PSOE como Castilla-La Mancha y Extremadura. La situación interna del partido tiene que ser de preocupación porque los españoles le han dado la espalda completamente.

Esta victoria, ¿da más fuerza todavía al PP?
– Hay algo importante, hemos pasado de aquel famoso «cordón sanitario» a la demostración de la capacidad de diálogo del PP en toda España. Es una característica propia de Mariano Rajoy, de su capacidad de entendimiento con todas las fuerzas políticas. Es muy positiva esa capacidad que ha demostrado con la consecución de gobiernos donde no había logrado mayoría absoluta.