El Govern replica al TC que no descarta convocar una consulta

El vicepresidente del TC Eugeni Gay afirma que la norma catalana mantiene concordancia con la Constitución.

El portavoz del Govern, Francesc Homs, cree que hallará el «camino jurídico» para hacer consultas
El portavoz del Govern, Francesc Homs, cree que hallará el «camino jurídico» para hacer consultas

BARCELONA- «No descartamos la posibilidad de organizar algún tipo de consulta en el marco de esta Legislatura». De esta desafiante forma reaccionó ayer el portavoz del Govern, Francesc Homs, tras la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de suspender la Ley de Consultas Populares. El Alto Tribunal admitió el jueves a trámite el recurso que presentó el Gobierno el pasado mes de diciembre y, por tanto, paralizó esta norma que faculta a la Generalitat para convocar consultas por vía de referéndum. El TC debe redactar ahora el fallo correspondiente y dar o quitar la razón al Gobierno, que interpreta que los referendos son materia exclusiva del Estado y que, en consecuencia, la Generalitat no pueda desarrollar esta competencia.

La Ley de Consultas Populares fue aprobada por el Parlament en marzo de 2010 con el apoyo del tripartito. CiU la rechazó porque esta norma explicita que el Gobierno debe autorizar las consultas. El Govern de CiU quiere evitar a toda costa la tutela del Estado y, pese a que el TC ha estimado al recurso del Gobierno, ayer insistieron en que «hay soluciones para acabar arbitrando una forma de hacer consultas sin pedir permiso a Madrid».

Una de las claves del litigio está en el concepto «referéndum». La sentencia del TC sobre el Estatut dejó claro que la Generalitat puede convocar consultas pero nunca con la categoría de referéndum. Pero Homs no cree que esto no cierra todas las puertas a las pretensiones del Govern porque «el Constitucional se ha pronunciado de forma muy extensa sobre lo que es un refréndum» y «habrá que decir qué es un referéndum y qué no lo es; lo que no lo sea serán consultas populares».

Es decir, que «el camino jurídico» que el Govern podría explorar para llamar a las urnas a la sociedad catalana sería impulsar una modificación de la Ley de Consultas Populares excluyendo el uso del referéndum.

Lo que Homs no precisó es sobre qué asunto podría convocar la Generalitat una consulta. El proyecto estrella del Govern de CiU es la consecución de un pacto fiscal con el Gobierno en la línea del concierto económico del País Vasco, y la consulta podría ser un arma útil para presionar en la negociación. Artur Mas siempre ha defendido que las consultas se deben convocar sobre temas que susciten un gran consenso y opina que el pacto fiscal que defiende es uno de esos temas que la mayoría apoya.

El vicepresidente del Tribunal Constitucional, Eugeni Gay, afirmó ayer que la Ley de Consultas Populares aprobada por el Parlament de Catalunya mantiene una absoluta concordancia con la Contitución y por ello cree que se trata de una ley «presuntamente constitucional».


Las explicaciones del TC
En declaraciones a TV3, Gay recordó que la suspensión cautelar de la Ley de Consultas por el Tribunal Constitucional es un «mandato de la Constitución» y no una decisión del organismo, ya que cuando el Gobierno recurre una ley de un parlamento autonómico como en este caso, se suspende inmediatamente su aplicación.

La decisión del TC sobre la Ley de Consultas podría acabar afectando a la «transición» hacia «el derecho a decidir» anunciada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Pero Homs no lo interpretó como «un misil en la línea de flotación» sobre estas ambiciones de los nacionalistas y aseguró que todavía «hay recorido» en este sentido.



La Generalitat abordará su agenda con el Gobierno el 2-M
Protagonistas
La vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, se reunirá el 2 de marzo con el vicepresidente tercero y ministro de Cooperación Territorial, Manuel Chaves.
Traspasos
Sobre la mesa estarán traspasos pendientes que la Generalitat quiere agilizar. Destaca el tema de las becas, cuyo problema es calcular la dotación económica.
Financiación
El Govern de CiU no tiene la intención de impulsar transferencias que no vayan acompañada de recursos económicos por su precaria situación financiera.
Aeropuertos
La Generalitat también quiere que comience a madurar la nueva gestión del aeropuerto de El Prat, donde CiU quiere que las instituciones catalanas tengan mayoría.