Cambio de rumbo en USA

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los mercados financieros están nerviosos. Esta semana se derrumbaban las materias primas al mismo tiempo que el dólar se apreciaba de forma significativa. Varios son los elementos que han confluido para ello. Por un lado los países que son importadores netos de materias primas están empezando a retirar liquidez subiendo tasas de interés, caso de China, India y Unión Europea, y, por otro, se empieza a vislumbrar un cambio en la política fiscal Americana.
La exuberancia en el gasto de la Administración americana ha llevado al país al borde del precipicio fiscal, y parece que los americanos no tienen ganas de suicidarse. El gasto público representa ya un 24% del PIB mientras que los ingresos del Estado no llegan al 15%. La situación es insostenible. La teoría de Obama y de una parte de los legisladores demócratas es que con la recuperación económica se recuperarán los ingresos y se logrará así cerrar el déficit, pero una mirada a la historia revela que eso es como mínimo una ilusión.En los últimos 50 años, época por lo general de gran bonanza económica, los ingresos del estado han representado de media el 18% del PIB y el gasto el 21%. La conclusión es doble y obvia: EE UU ha basado gran parte de su crecimiento en el incremento de su balance, y resultará imprescindible reducir el gasto público para cuadrar las cuentas. Los americanos se preguntan si Obama tendrá el mismo coraje para reducir el déficit, que el demostrado para ir a por Bin Laden, y los mercados se empiezan a preocupar por las consecuencias cuando esto suceda.