Desaliento de los sevillanos ante el paro que afecta a seis de cada diez

Los ciudadanos ven acertada la bajada de sueldos a altos cargos y la mitad no respalda la huelga general.

El desempleo sigue siendo el principal problema para los sevillanos
El desempleo sigue siendo el principal problema para los sevillanos

SEVILLA- La crisis cada vez «pega» más fuerte y la situación irá a peor en los próximos meses. Así lo creen los sevillanos encuestados por el Centro Andaluz de Prospectiva (CANP) para el X Barómetro Socioeconómico de la Fundación Antares, presentado ayer en este foro. La última entrega de este análisis semestral refleja que, para un 43,6 por ciento de los sevillanos, el paro es el principal problema social. La cifra de junio de 2010 es superior a las de enero (43,2) y junio de 2009 (34,8). En sólo un año, ha experimentado una subida del 9 por ciento. El resto de «principales problemas» quedan muy lejos del desempleo: tráfico (11 por ciento), obras (6,7) o limpieza (6,1). Además, el 31,8 por ciento de los encuestados señala el paro como el problema que más le afecta directamente. En junio de 2009, este valor se situaba en el 21,4 por ciento. Por distritos, Este-Alcosa-Torreblanca y Sur son los más afectados, mientras que Nervión, Palmera-Bellavista y Los Remedios se consideran menos golpeados por la crisis. El paro ha hecho mella especialmente entre los sevillanos de entre 45 y 54 años. Los menores de 24, en cambio, son los más optimistas.El «clima» de desaliento cunde entre la población, que mira con mayor escepticismo la evolución económica del país, la región y la ciudad. A las tres las valoran con notas en torno al 3 sobre 10. Sólo la situación de la economía doméstica se salva. Los sevillanos creen aún en su solvencia para capear el temporal y puntúan su economía con un 5,1. En cuanto al futuro, la muestra representativa se confiesa poco optimista. El 34 por ciento cree que la economía empeorará; el 43 por ciento, que seguirá igual; y el 19,9 por ciento, que mejorará. Comparado con la oleada anterior de enero de 2010, se hace patente la pérdida de confianza. En aquel Barómetro sólo el 17 por ciento de sevillanos pensaba que la economía empeoraría, la mitad que este mes. Los consultados se aferran a sus cuentas y en un 60 por ciento creen que su economía personal seguirá igual. De nuevo son los integrantes de la franja de entre 45 y 54 años quienes auguran lo peor y, también aquí, los jóvenes se muestran más confiados.Seis de cada diez sevillanos afirman que el paro afecta a su entorno familiar directo, una situación que es especialmente grave en Macarena, Sur y Macarena-Norte, y menos virulenta en Nervión, Los Remedios y Triana. Ante esta situación de depresión, los sevillanos aprueban en un 96 por ciento la bajada de sueldos a altos cargos y censuran (el 79 por ciento) la congelación de las pensiones. Además, un 52 por ciento frente al 45,2 ve acertado bajar el sueldo a los funcionarios. En cambio, la mitad asegura no respaldar la convocatoria de huelga general de los sindicatos. El ocio es uno de los grandes damnificados por la deriva de la economía y, en concreto, las inminentes vacaciones de verano se presentan austeras y muy caseras para los sevillanos. Un 67 por ciento viajará dentro de Andalucía y sólo el 12 por ciento –la mitad que el año pasado– planifica una visita al extranjero.

A favor de privatizar líneas de TussamLa mayoría de los sevillanos encuestados por el Centro Andaluz de Prospectiva se muestra a favor de la privatización de algunas líneas de la empresa municipal de transportes Tussam con el propósito de disminuir su elevada deuda. En concreto, un 43 por ciento está de acuerdo con la medida de «externalización» que se plantea el Ayuntamiento, mientras que el 39,6 por ciento la descarta. En materia de movilidad, los sevillanos otorgan un 7,28 de nota al metro (la mitad de los encuestados ya lo han usado), aprueban las peatonalizaciones y los carriles bici y suspenden al Metrocentro y al sentido único implantado en algunas vías.