Tres muertos en Túnez en los enfrentamientos entre policías y partidarios de Ben Alí

Tres personas han muerto y 85 han resultado heridas en los enfrentamientos que han mantenido hoy en la capital tunecina la policía y grupos de manifestantes que exigen la caída del gobierno de transición, confirmaron a Efe fuentes del ministerio tunecino del Interior.

Según indicaron las fuentes, los tres fallecidos son civiles que se encontraban entre los manifestantes. A primera hora de la tarde, la policía disolvió una manifestación de varios cientos de jóvenes que se habían congregado ante la sede del Ministerio del Interior para exigir la dimisión del Gobierno tunecino de transición que encabeza Mohamed Ghanuch.

El Ejército desplegado en la capital tunecina ha realizado disparos al aire y empleado gases lacrimógenos para dispersar a decenas de jóvenes partidarios del depuesto presidente Zine al Abidine Ben Alí que estaban destrozando escaparates en el centro de Túnez.

"Son matones de Ben Alí", ha asegurado un portavoz policial en declaraciones bajo condición de anonimato a la agencia de noticias Reuters. Los incidentes ocurrieron en las inmediaciones de la Estación de Barcelona precisamente al día siguiente de que una gran manifestación contra los cambios meramente estéticos en el gabinete interino, nombrado por Ben Alí antes de huir del país.

Avenida Burghiba
Los enfrentamientos tienen lugar en al menos tres puntos de la avenida Burghiba, donde se encuentra la sede del ministerio del Interior, y son de gran intensidad, pues los manifestantes lanzan piedras a la policía, que responde con el empleo de abundante material antidisturbios.

Cerca del ministerio, entre la puerta de acceso a la medina y junto a la embajada de Francia, un grupo levantó una barricada, mientras que a unos 200 metros otro grupo prendía fuego al mobiliario urbano y algunos más lanzaban piedras a la policía, que respondía con cargas y abundantes botes de humo.

Además del impacto de los botes de humo se han oído ráfagas de armas automáticas, mientras que un helicóptero de las fuerzas de seguridad sobrevuela la zona constantemente. También se ha oído una fuerte explosión, cuya procedencia no ha podido ser identificada.

 

Por otro lado, vecinos del barrio del Bardo, en donde se encuentra el Parlamento tunecino, informaron a Efe de que grupos de jóvenes libran también allí enfrentamientos con la policía, que responde con cargas y el lanzamiento de botes de humo.

La policía ha cerrado los accesos a la avenida Burghiba, que a esta ahora está desierta y por la que únicamente circulan vehículos de las fuerzas de seguridad.

Periodistas en huelga
Por otra parte, cientos de periodistas y trabajadores de la televisión pública iniciaron una huelga en la noche del viernes para protestar contra lo que consideran una censura continua del Gobierno y su injerencia en su trabajo.
"Estamos en huelga para pedir el fin de la presión y de la censura
y para que nos permitan trabajar con libertad (...). No aceptaremos más restricciones", ha afirmado uno de los periodistas en declaraciones a Reuters bajo condición de anonimato.

Por el momento, los huelguistas ya han logrado interrumpir la emisión de boletines informativos en la Primera Televisión Nacional. "No pararemos hasta que los responsables se marchen y podamos trabajar libre e independientemente", dijo. Los trabajadores de la cadena exigen una nueva dirección. Mientras, la emisora continúa emitiendo programación.