Kretschmann ecologista católico y conservador

A sus 62 años, el profesor de ética Wilfred Kretschmann se convertirá en el primer dirigente ecopacifista en presidir un «land» tras colocar a su partido como el segundo más votado en las elecciones en Baden-Württemberg.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Rompiendo los esteriotipos de lo que debe ser un dirigente ecologista, Kretschmann se autodefine como un hombre católico y conservador, lo que le ha ayudado a seducir a las bases electorales de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), decepcionadas con los bandazos en política nuclear de su partido. La popularidad del dirigente verde ha crecido de la mano de la movilización contra «Stuttgart 21», el faraónico plan del Gobierno regional saliente de construir una nueva estación central que obligará a talar árboles que sobrevieron a la Segunda Guerra Mundial. El proyecto, que prevé la construcción de una línea de alta velocidad entre Múnich y París, ha sido motivo de constantes actos de protesta liderados por los grupos ecologistas.

Kretschmann, que ha prometido un «abandono a velocidad turbo» de la energía atómica a más tardar en 2017, es un ferviente defensor de un acercamiento con los democristianos que permita futuras coaliciones de Gobierno. En sus intervenciones, no es extraño escucharle debatir sobre los riesgos morales de la investigación genética o la conveniencia de que una mujer musulmana imparte clase con velo. Es decir, asuntos que le acercan más a los democristianos que a sus socios tradicionales, los socialdemócratas. Como le gusta decir al dirgiente ecopacifista, Los Verdes «son el único partido conservador en sentido genuino».