La campaña de boicot a los peajes apenas logra un respaldo del 09%

BARCELONA- La segunda convocatoria contra el pago de los peajes de las autopistas catalanas ni siquiera tuvo el seguimiento del 1,34 por ciento de la primera –el 1 de mayo–. Abertis, la mayor concesionaria, cifró ayer en un 0,9 por ciento los conductores que se sumaron a esta iniciativa, para la que la compañía había montado un dispositivo especial con el objetivo de garantizar la fluidez del tráfico.

En la primera convocatoria, un total de 5.471 personas no pagaron en la franja horaria de 6.00 a 20.00 horas. Los datos facilitados ayer aseguran que, en la segunda y durante el mismo tramo horario, se sumaron a la insumisión 3.087 conductores, con lo que la reducción de impagos fue del 43,5%.

Pese a que el seguimiento fue minoritario, la protesta provocó retenciones en las principales vías, donde los insumisos tampoco dudaron en bloquear el tráfico. La plataforma Prou Peatges había convocado movilizaciones a las 12.00 y a las 18.00 horas en una quincena de peajes, lo que se tradujo en retenciones en los de Martorell, Vilassar de Mar y Girona Sur –gestionados por Abertis–, y también en los de Mollet y Garraf. En Girona, un grupo de unas 50 personas ocupó al mediodía parte de la vía y al grito de «no paguéis» e «independencia» llamaba a sumarse a los conductores a la campaña de insumisión porque las autopistas ya están amortizadas. Por la tarde, los Mossos evitaron que volvieran a ocupar las vías.

Los promotores denuncian que Cataluña tiene la mitad de vías de peaje –632 kilómetros– frente al 18 por ciento del resto de España. Cuando los insumisos obligan a levantar las barreras de los peajes, los trabajadores apuntan sus matrículas para que la concesionaria pueda presentar la denuncia ante el Servicio Catalán de Tráfico. La sanción, según informó la Generalitat, asciende a cien euros.

El apoyo de ERC y Solidaritat per la Independencia a la campaña #novullpagar se hizo nuevamente visible. En el peaje de Vilassar, el portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, denunció el «expolio fiscal» y llamó a «saltarse algunas barreras y semáforos rojos» para alcanzar la «plenitud nacional». Bosch se negó a pagar y aseguró que la campaña de boicot «enseña cómo las acciones valientes nos hacen avanzar hacia una causa noble». El portavoz de ERC comparó la insumisión a pagar con otras iniciativas soberanistas que han generado polémica, como las consultas independentistas o la llamada a la insumisión fiscal. El diputado de SI en el Parlament Uriel Bertran, por su parte, advirtió a la Generalitat de que las «coacciones» no van a frenar a «una ciudadanía valiente que ha dicho basta a los peajes».

Abertis había tomado medidas para que la protesta afectara lo mínimo posible al tráfico de la jornada. La compañía pidió a los empleados que agilizaran al máximo la anotación de matrículas de los conductores que se negaban a pagar para evitar «colas innecesarias» ante «la mayoría de los vehículos que lo hacen bien».

Apoyo a los trabajadores
La concesionaria explicó que, en ejercicio de sus derechos, realizará la reclamación por vía administrativa de los importes de los peajes no pagados, así como la correspondiente denuncia a Tráfico. Además, recordó que la grabación de los trabajadores en el puesto de trabajo supone una infracción de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, y la difusión de estas imágenes –muchas de ellas se cuelgan en internet– una violanción de derecho al honor, la intimidad y la propia imagen recogida en la Constitución. Abertis está dando apoyo legal a los trabajadores que han visto que se ha hecho un uso indebido de sus imágenes.

Multas por no pagar
Los promotores del boicot a pagar los peajes de las autopistas catalanas aseguran que las personas que se sumen a la iniciativa no serán multadas amparándose en que existe un vacío legal. El argumento choca, sin embargo, con lo que piensan las concesionarias y la Generalitat, que han puesto en marcha iniciativas para multar a quienes se sumen al boicot, más allá de pagar el importe del peaje. De hecho, ERC (en la imagen Joan Tardà ayer) y Solidaritat per la Independència ofrecen asesoramiento de abogados para los insumisos.