El Senado: el dilema de Aguirre

Este fin de semana, Esperanza Aguirre deberá resolver el último de los «sudokus» tras las elecciones. El lunes dará a conocer los nombres de los cinco senadores por designación autonómica que le corresponderán al PP tras el resultado de las pasadas elecciones autonómicas.

La Asamblea de Madrid elige el martes a sus representantes
La Asamblea de Madrid elige el martes a sus representantes

Aunque los populares se harán con un sillón más respecto a la pasada legislatura, la «jefa» de los populares tiene más aspirantes que puestos. El dilema está en escoger entre mantener o renovar. Los cuatro actuales senadores, que optan a ser elegidos de nuevo, son personas de la máxima confianza de la presidenta. Pero si repiten Juan Van-Halen, Luis Peral, Beatriz Elorriaga y Gádor Ongil, sólo tendrá «hueco» para designar uno de los otros cuatro a los que Aguirre también le gustaría premiar con un puesto en la Cámara Alta. La presidenta ofreció a Francisco Granados uno de los sillones, después de prescindir de él para formar el Gobierno regional de los próximos cuatro años y éste ha aceptado. De esta manera, Granados dirigirá el PP como secretario general del partido de Madrid y representará a la Comunidad en la Cámara Alta.

Para los cuatro sillones restantes, tras la confirmación de Granados, están Van-Halen, Elorriaga, Ongil, Peral y, los «candidatos», Esteban Parro, Bonifacio de Santiago y Elvira Rodríguez. Si Aguirre prescinde de Van-Halen el Senado perderá a uno de los «clásicos», ya que pisó por primera vez las Cortes en 1989. Su salida respondería a la tendencia al «relevo» que la presidenta regional ya ha iniciado en su Gobierno, en el que ha introducido tres caras nuevas. Lo mismo sucedería si finalmente no cuenta con Luis Peral, con el que está unida desde que ambos coincidieran en el Ayuntamiento de Madrid, bajo la batuta de Álvarez del Manzano. Posteriormente, Peral formó parte del Gobierno de Ruiz-Gallardón y del de la primera etapa de Aguirre en la Comunidad, como consejero de Educación.

Tanto Beatriz Elorriaga, como Gádor Ongil pertenecen al círculo más cercano a Aguirre. Ambas fueron consejeras del Gobierno regional hasta mitad de la pasada legislatura y las dos cuentan con, además del de diputadas regionales, con puestos de responsabilidad en la Asamblea, donde Elorriaga es Tesorera del PP. Pero Aguirre tiene una «deuda política» con los alcaldes de Móstoles y Las Rozas, que le han manifestado su deseo de entrar en el Senado. Con el primero por haber sido el «ariete» que rompió el «cinturón rojo» del PSOE en 2003; y con el segundo por los 15 años de «servicio» municipal. Además Aguirre tiene otra opción que es la de Elvira Rodríguez, a la que después de presidir cuatro años la Asamblea, podría «premiar» con, al menos, un año de Senado.

Tomás Gómez y Maru Menéndez serán senadores
Los socialistas ya tienen claro a sus representantes en la Cámara Alta. Como ya ocurriera con el ex secretario general del PSM, Rafael Simancas, el líder del partido ocupará uno de los dos asientos de los que dispondrán los socialistas. Tomás Gómez compatibilizará su cargo como portavoz del PSOE en la Asamblea con su designación como senador. La Ejecutiva del PSM también ha nombrado senadora a Maru Menéndez, ex portavoz en Vallecas. Gómez y Menéndez, que representarán a un PSOE que ha perdido un asiento en el Senado por Madrid, sustituirán a socialistas de importante trayectoria como el ex alcalde de Leganés, José Quintana; Ruth Porta, «número dos» de Simancas; o a la ex ministra Matilde Fernández que tendrá que conformarse con la portavocía de una comisión regional tras perder su oportunidad de ser una de los dos representantes del PSM en la Mesa de la Asamblea.