Encierro en Alcalá de 50 funcionarios en defensa de seguro privado y carné gratis

 

La Razón
La RazónLa Razón

SEVILLA- Muchos no acudieron a la huelga general, según fuentes municipales, pero sí se encerraron ayer en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra en defensa de intereses «particulares» tan «legítimos», en los tiempos de los cerca de seis millones de parados y con las arcas de los consistorios repletas de telarañas, como un seguro médico privado para toda la familia, dentista, prótesis o el coste de la renovación del carnet de conducir, todo ello con sueldos superiores a 30.000 euros. Entre los encerrados, alguno con un salario de 69.000 euros brutos anuales. UGT se desmarcó de la protesta, secundada por el resto de sindicatos.
La Delegación de Recursos Humanos de Alcalá informó ayer de que el encierro está protagonizado por unos 50 trabajadores de un total de 500 de la plantilla «para protestar por la propuesta del Gobierno de prescindir de las prestaciones complementarias y premios». La intención es «limitar algunas de estas prestaciones según la cuantía del sueldo del trabajador, ya que algunos de los que están encerrados están ganando al año hasta 69.000 euros brutos», señaló el Ayuntamiento de Alcalá. «La apuesta es mantener los puestos de trabajo, somos de los pocos ayuntamientos que no están despidiendo a nadie, porque nuestra prioridad es la defensa del empleo», indicó la edil Gloria Marín.