Perera camina y ya piensa en su vuelta a los ruedos

Podría recibir el alta hospitalaria en las próximas horas

Miguel Ángel Perera dio sus primeros pasos tras la fuerte cornada que le asestó un toro de Gavira el pasado lunes en Burgos y tener que pasar por quirófano en dos ocasiones. El diestro extremeño se mostró muy optimista de cara a poder estar presente en los compromisos que ya tenía adquiridos. Cree que hoy podrá recibir el alta hospitalaria si no hay contratiempo alguno en la evolución de la herida y podrá continuar la recuperación en su domicilio.

Sobre el percance, Perera reconoce que: «Llegó por exceso de confianza, el toro se movía sin clase y bastante incierto, le había dado un molinete, un pase de pecho y le dejé la muleta un poco retrasada. En ese momento arreó, me tiró un derrote y me alcanzó en la pierna», según manifestó a los compañeros de burladero.com desde el Hospital General Yagüe.

A pesar de la gravedad de los daños causados, el diestro descarta que le puedan quedar secuelas psicológicas. Reconoce que está atravesando un gran momento y no quiere perder el ritmo que ha alcanzado, de ahí que comentase resignado: «Ya estoy pensando cuándo va a ser la próxima corrida. Me da rabia perderme Barcelona, pero ya estoy mirando al 9 de julio en Teruel, allí estaré sin falta si todo evoluciona bien».

No cree que la recuperación se esté acelerando, porque se trata de una cornada limpia y los destrozos son mínimos. El único inconveniente fue la segunda intervención, que le provocó la inflamación en la pierna, pero «si la cicatrización es buena y todo evoluciona bien, intentaré por todos los medios estar para esa fecha», apuntó el matador.