Alianza social para dar un giro al mapa judicial del Ministerio

Valladolid- Inquietud y preoupación en el sector judicial de Castilla y León ante la propuesta de reforma de la Ley de Demarcación y Planta que plantea el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Una reforma que, de llevarse a cabo según lo previsto, reduciría de 41 a 25 los partidos judiciales con los que cuenta en estos momentos nuestra Comunidad y que afectaría especialmente al medio rural.

El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, se reunió ayer con los integrantes del Pacto de la Justicia de Castilla y León para analizar esta propuesta y sus posibles consecuencias así como para fijar una posición ante el Gobierno de España.

Una postura que es también de unánime rechazo y de malestar hacia esta propuesta, y que el propio De Santiago-Juárez trasladará al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, en una próxima reunión que mantendrán. Una postura de rechazo del sector judicial que se suma a la posición de unidad que se aprobó en el pasado pleno de las Cortes de Castilla y León, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, y en la que, además de rechazar la propuesta del CGPJ, se pide al Gobierno de España que tengan en cuenta cuando elabore la reforma de la Ley que reordenará el mapa judicial español el especial perfil demográfico y territorial de nuestra Comunidad Autónoma.

Cinismo político
Precisamente, en la mañana de ayer, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, salió a relucir este asunto, a través de una pregunta del secretario general del PSOE de Castilla y León y portavoz de Justicia en la Cámara baja, Julio Villarrubia, quien interpeló al ministro Gallardón sobre si comparte los «graves recortes» de partidos judiciales planteados por el Consejo General del Poder Judicial. A lo que el primer notario de España respondió que este tipo de informes como el del CGPJ no son criterio del Gobierno ninguno de ellos y que la resolución final saldrá de lo que diga la comisión creada para plantear la reforma de la Ley de Demarcacióny Planta Judicial. Villarrubia sostuvo en su intervención que el CGPJ ha hecho una propuesta «preocupante», que plantea «graves recortes» de los partidos judiciales, y que el PSOE la rechaza con carácter general. Y añadió que los socialistas consideran que la Ley de Planta necesita una actualización, pero no a base de recortar de 431 a 190 los partidos judiciales en toda España «solo con criterios económicos y poco rigurosos».

Por su parte, el consejero de la Presidencia destacó al respecto el «ejercicio de cinismo político» del líder de los socialistas en esta Comunidad «porque intenta defender ahora los partidos judiciales cuando en marzo de 2009 apoyó en el Congreso la nueva ley de planta». De Santiago-Juárez no se mordió la lengua para criticar la «incoherencia» de estas declaraciones de Julio Villarrubia, de quien recordó que «ahora califica de medida intolerable y de graves recortes lo que aplaudió y apoyó firmemente en 2009 con el Gobierno Socialista en el poder».