Italia paga ya cifras récord por colocar su deuda en el mercado

La Cámara de Diputados aprobará hoy el plan de ajuste de 79.000 millones de euros 

El ministro de Economía, Giulio Tremonti
El ministro de Economía, Giulio Tremonti

Ni 47.000 ni 65.000. Serán finalmente 79.000 los millones de euros que el Estado italiano ahorrará en los próximos años con el plan de ajuste presupuestario aprobado ayer en el Senado y que será hoy votado en la Cámara de los Diputados. Con las reformas, el Gobierno de Silvio Berlusconi espera que en 2014, cuando entre en vigor la mayor parte de las nuevas medidas, el déficit presupuestario será cero.

Pese a la lluvia de recortes, los mercados no han recuperado todavía su confianza en Italia. El Tesoro italiano colocó ayer 2.965 millones de euros en sendas subastas de deuda a cinco y quince años, aunque los intereses de las dos operaciones se han disparado en la primea ocasión en la que el país transalpino regresa a los mercados para colocar deuda a medio y largo plazo desde que se viera arrastrado el pasado viernes al epicentro de la crisis de deuda soberana de la eurozona. En concreto, el Tesoro colocó 1.250 millones de euros, el máximo previsto, en bonos a cinco años con una rentabilidad del 4,93%, lo que supone un 26,4% más que el interés ofrecido hace un mes en la anterior subasta de este tipo.

Por otra parte, el Tesoro italiano llevó a cabo una subasta de bonos a 15 años en la que ha logrado colocar 1.715,8 millones de euros, con una rentabilidad del 5,90%, el más alto pagado desde la introducción del euro en el país. Tras conocerse los resultados de las subastas, la prima de riesgo de los bonos italianos respecto al «bund» se situaba en 302 puntos básicos, con un rendimiento del 5,686%

El tijeretazo presupuestario aprobado ayer por el Senado tendrá un gran impacto en las familias, que verán reducidas las desgravaciones fiscales por tener hijos a cargo y por los gastos de colegios y guarderías. También se notarán las reformas en la Sanidad, pues habrá que pagar 10 euros cuando se visita a un médico especialista y 25 cuando se acude a Urgencias por una enfermedad que no sea de gravedad. El plan de ajuste penaliza además el ahorro con aumentos de las tasas que gravan la posesión de deuda pública y la contratación de depósitos bancarios. Aunque los ciudadanos habían pedido que se realizaran recortes significativos en sus gastos, la casta de los políticos sólo ha aceptado algunos retoques cosméticos en sus presupuestos. Con la reestructuración se limitará el uso de los vuelos del Estado y se pondrá un tope en la cilindrada de los coches oficiales. El resto de trabajadores públicos, por el contrario, sí que verá reducida de forma significativa su capacidad adquisitiva con el tijeretazo que sufren las pensiones. Además, también se aumenta la edad de jubilación.

El «Titanic»
El ministro de Economía, Giulio Tremonti, defendió el plan de ajuste afirmando que quien toma este tipo de decisiones «quiere bien al país». «La política italiana no puede ser distinta de la europea», advirtió, recordando que la solución para la situación económica que vive el Viejo Continente debe ser «política» y «común» entre los distintos países. «La política no puede equivocarse», dijo, pues Europa está en estos momentos ante una «cita con el destino». Comparó esta situación con la del «Titanic»: «Aquí no se salvan ni siquiera los pasajeros de primera clase». Con estas palabras lanzaba un mensaje claro a Alemania para que cambie de actitud y deje de desentenderse de la situación que sufren los países periféricos.

 

Irlanda está haciendo sus deberes
Una delegación de la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) anunció ayer que Irlanda está cumpliendo con «solidez» las condiciones impuestas en el rescate financiero a este país. Dos días después de que la agencia de calificación de riesgo Moody's rebajara la deuda de Irlanda al nivel del bono basura, la llamada «troika» certificó los «fuertes» progresos que están realizando las autoridades irlandesas para mantener el rumbo fijado en su programa de rescate, que asciende a 85.000 millones de euros, informa Efe. La misión señaló que el crecimiento de la economía nacional durante 2011 volverá a ser «modesto» y «positivo».