Márkaris: «Los artistas callamos ante los políticos»

BARCELONA- Cuando una periodista preguntó al escritor Petros Márkaris si la crisis duraría tanto como para que pudiese escribir tres novelas, el autor no dudó en espetarle: «Da gracias si sólo dura tres». El padre literario del comisario Kostas Jaritos no ha dudado en reflejar en sus últimas obras cuestiones como los créditos bancarios o la evasión de impuestos. Situaciones en las que la realidad, una vez más, se ha visto superada por la ficción.

Ayer, horas antes de recoger el Premio Pepe Carvalho del festival de novela BCNegra, el escritor heleno se mostró pesimista respecto a la resolución de la crisis griega, que está acabando, a su juicio, con las perspectivas de futuro de su país.

El trasvase económico ha empapado de «entornos lúgubres y con personajes que no están en su mejor momento» a sus últimos escritos. El responsable de la trilogía sobre la conyuntura económica en clave negra señaló que, después de «Con el agua al cuello» (Tusquets) y «Pereosis», cerrará el ciclo con una novela sobre los jóvenes griegos y cómo se enfrentan a la nueva realidad económica.

En «Pereosis», publicada en octubre del año pasado, el comisario Jaritos se enfrentará a un asesino autodenominado «Recaudador fiscal nacional». Sin olvidar su particular sentido del humor, el escritor ha optado por un homicida que acabará con la vida de evasores fiscales después de inyectarles cicuta, el mismo veneno que acabó con la vida de Sócrates. A su juicio, la evasión fiscal es «una enfermedad social al no respetar los valores comunes que cualquier sociedad debe cumplir».

La tercera parte de esta trilogía, que no sabe si continuará con otra novela o un epílogo, se titulará «Pan, educación y libertad», lema que utilizaron los jóvenes griegos para enfrentarse a la Junta Militar que gobernó el país entre 1967 y 1974. «Los jóvenes de hoy en día, son los que más pagarán esta crisis», lamentó Márkaris ante los periodistas.

El escritor no dudó en cuestionar el papel de los intelectuales y aritstas porque, a su juicio, están «cediendo campo de batalla a políticos y economistas. Hace demasiado tiempo que callamos, pero la defensa de los valores comunes es nuestro trabajo», defendió.

 

Novela negra con aires de crítica
Márkaris, que vistió ayer de forma extraordinaria, una corbata para recibir el galardón de BCNegra, quiso recordar a un buen amigo: Manuel Vázquez Montalbán. El escritor recordó que el desaparecido autor catalán fue quien le hizo ver que era posible introducir la política en el género de la novela negra. Probablemente, sin esas recomendaciones, Márkaris no hubiese ideado al comisiario Kostas Jaritos, Malhumorado, intransigente y casado con una adicta a la televisión, Jaritos y su Mirafiori analizan la realidad de Atenas.