Reacciones clarificadoras

La Razón
La RazónLa Razón

Es difícil encontrar una reforma constitucional más urgente, razonable y trascendente. Por ello, las reacciones de algunos partidos y de los principales sindicatos son tan sorprendentes como clarificadoras. La paradoja es que acabarán coincidiendo con un movimiento de la izquierda radical como los «indignados» del 15-M. Es también un interesante preámbulo de cómo acogerá la izquierda, que no sabe perder en las elecciones, la más que previsible victoria de Rajoy el 20-N. Estoy convencido de que los que no salieron contra los recortes sociales del gobierno socialista lo harán contra cualquier medida del PP. Es un ejemplo de la «coherencia» sectaria de los sindicatos. La posición de CiU, PNV y CC al reclamar un referéndum no es más que una estrategia para buscar un mayor debilitamiento del Estado. Esta ha sido y es su prioridad. Nunca han escondido que su objetivo a medio plazo es conseguir una confederación y el reconocimiento del derecho a la autodeterminación. Por ello, es necesario que el Gobierno que salga del 20-N tenga mayoría absoluta.