El alcalde justifica su veto porque iba a crearse «una comisión de difamación»

El regidor considera que la Justicia «pondrá a cada uno en su sitio» y que la corrupción «no tiene nada que ver con Sevilla».

Alfredo Sánchez Monteseirín, flanqueado por Luis García Garrido y Manuel Chaves
Alfredo Sánchez Monteseirín, flanqueado por Luis García Garrido y Manuel Chaves

A la investigación, le llama calumnia. A esclarecer presuntos hechos delictivos, búsqueda de rédito en los comicios. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), considera que «siempre se ha pretendido una comisión de difamación y una utilización electoralista política de hechos que están sometidos a la Justicia» como es el «caso Mercasevilla» y sobre el que el Pleno local rechazó el pasado viernes, con su voto de calidad, deshaciendo el empate tras la abstención de tres ediles de IU, la constitución de un grupo de indagación solicitado por el PP.

El regidor manifestó que él no está «en contra de que se investigue en Mercasevilla, sino todo lo contrario» y añadió, según recogió Europa Press, que «es conveniente que la Justicia investigue con sus medios».

Monteseirín sostuvo que el equipo de Gobierno «siempre» se ha «negado a una comisión de difamación», que, a su juicio, «es lo que se ha pretendido con una utilización electoralista política». «Creo que en estos momentos no era conveniente hacer una comisión de difamación», sentenció.

El regidor, pese a la sucesión de escándalos, cree que el «caso Mercasevilla» no va a pasar factura al PSOE en las elecciones municipales del próximo 22 de mayo. Sobre la renuncia de Antonio Rivas a sus cargos en el PSOE y su suspensión temporal de militancia, tras su imputación por cohecho en una de las tramas de Mercasevilla, rehusó pronunciarse. En relación al discurso de la presidenta del Parlamento andaluz en el acto del 28-F, Sánchez Monteseirín destacó que Fuensanta Coves ha hablado de «hechos que pueden definirse como corrupción y se están enjuiciando como tales», pero que «no tiene nada que ver con lo que se está viviendo en Sevilla». «Son cosas radicalmente distintas», añadió.

«Si ha habido irregularidades o cualquier tipo de delito, lo que tenemos que hacer todos es colaborar con la Justicia para que aclaren los hechos y se tomen las decisiones oportunas». La Justicia, sostuvo el alcalde, «pondrá a cada uno en su sitio». «Lo que hay que hacer desde la política es respetar aquellas actuaciones judiciales que se realizan como consecuencia de las denuncias, que, como en Sevilla, se hicieron desde las propias instituciones».