Olivas presenta su dimisión como presidente de Bancaja

La Razón
La RazónLa Razón

Valencia- El polémico José Luis Olivas presentó ayer su renuncia como presidente de Bancaja. Durante su intervención en el consejo de administración, afirmó que la entidad «fue invitada» en mayo de 2010 a participar de un SIP y que ha sido objeto de varias auditorías tanto por el Banco de España como por empresas externas. Olivas, que dijo que presenta su dimisión de los cargos que hasta este momento ostentaba como presidente de Bancaja y, por tanto de la Fundación Bancaja, afirmó que es consciente de que durante estos ocho años «han ocurrido cosas difíciles de explicar y de entender en este momento». El ex presidente intentó justificar su mala gestión amparándose en «que hemos pasado en España y en la Comunitat Valenciana de una larga época de gran crecimiento económico, a otra en la que nos encontramos ahora y en la que estamos sufriendo la crisis económica más grave, probablemente desde los años cuarenta».

Olivas afirmó que durante los más de ocho años que ha estado al frente de esa entidad como presidente no ejecutivo «no he tenido más objetivo que servir con la mayor lealtad, dedicación y desinterés personal, pensando siempre que al hacerlo estaba también, de alguna forma, sirviendo a los intereses de la Comunitat Valenciana».

La continuidad de Olivas había sido muy cuestionada porque parecía ilógico que tras haber llevado a la entidad al fracaso se aferrase al poder. Pocos lo entendían y, finalmente, se quedó sin apoyos para seguir. Antonio Tirado, vicepresidente de la entidad, se hará cargo provisionalmente de la entidad hasta que se designe sucesor.

 

José Luis Olivas / Ex presidente de Bancaja
Un gestor muy cuestionado
José Luis Olivas (1952. Motilla del Palancar. Cuenca) ha sido uno de los protagonistas de la vida pública de la Comunidad Valenciana en los últimos 20 años. Tras haber ocupado diversos puestos en la administración valenciana, Olivas llegó a la presidencia de Bancaja en 2004, después de haber sido nombrado Francisco Camps presidente de la Generalitat en sustitución de Eduardo Zaplana. Las dificultades del sistema financiero derivadas de la crisis y del excesivo peso del sector inmobiliario en las carteras de las entidades obligó a Bancaja a integrarse en un Sistema Institucional de Protección (SIP) junto a Caja Madrid, La Caja de Canarias, Caja de Avila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, en diciembre de 2010, cuando Olivas fue nombrado vicepresidente ejecutivo de la entidad resultante y primer ejecutivo de la cartera de participadas. Sin embargo, las dificultades detectadas tanto en Banco de Valencia, como en Bancaja y en la propia Bankia han condicionado la permanencia de Olivas tras ser cuestionada su gestión en estas entidades. Tan criticada ha sido su dirección que se enfrenta a una querella de pequeños accionistas de Banco de Valencia y a la acción social de responsabilidad aprobada en la junta para resarciar los daños y perjuicios ocasionados por su gestión.