Herrera respalda una fusión de cajas al servicio de la empresa y la familia

La nueva entidad, con unos activos de 46.000 millones, se convertirá en la sexta caja de ahorros de España.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, confía en que la fusión sirva para atraer nuevas inversiones
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, confía en que la fusión sirva para atraer nuevas inversiones

Valladolid- Una entidad solvente y rentable. Que sea capaz de generar inversiones y dar créditos a las familias y a las pequeñas empresas. En definitiva, una nueva caja competitiva y que se comprometa con esta tierra. Ése es el parecer del presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, tras conocerse que su Gobierno, autorizaba la fusión entre Caja España y Caja Duero.

«El proyecto debe culminar ahora para crear una base sólida, imprescindible para la economía y las necesidades de los empresarios, y de los agricultores y ganaderos», decía Herrera momentos después de conocerse que el Consejo de Gobierno había autorizado al fin, la fusión entre las dos grandes cajas castellano y leonesas. El presidente aludía a la «necesidad de responder» de un sistema financiero «moderno, activo y que supere las insuficiencias del modelo actual», así como «su plena actividad».


Despejar incertidumbres
A su juicio, el nuevo sistema debe «despejar las incertidumbres» del actual proceso de reestructuración de ambas entidades y debe servir para que los «empresarios tenga circulante y así producir inversiones».

Del mismo parecer se mostraba el consejero portavoz, José Antonio de Santiago Juárez, tras la celebración del Consejo de Gobierno. «No podíamos soñar con esto hace dos años y ahora vamos a tener una entidad más potente, solvente y rentable, a la vez que profesional, competitiva y más comprometida con Castilla y León», señalaba.

«Una caja», continuó, «que va a ofrecer las necesidades básicas para las familias de Castilla y León y que otorgará créditos tanto a emprendedores como a empresas», destacaba.

La nueva caja, que de momento se va a denominar Caja España de Inversiones, Salamanca, Soria, Caja de Ahorros y Monte de Piedad, tendrá su sede social en León. Con unos 46.000 millones de euros, se convertirá en la sexta caja de ahorros española en función del tamaño de su activo, pudiendo quedar como séptima u octava en el caso de que culminen otros proyectos de fusión.

La nueva caja pasará a convertirse en la entidad financiera líder a nivel regional, otorgando más de 15.000 millones de euros decrñedito a los residentes de Castilla y León, lo que supone más del 20 por ciento del total concdido por el conjunto de las entidades de depósito en la Comunidad, y recibiendo cerca de 17.000 millones de euros en depósitos de esos mismos residentes, lo que supone más del 26 prociento del total depositado en el conjunto de las entidades de depósito en Castilla y León.


Noticia beneficiosa
Al conocer esta noticia, el presidente de Caja España, Santos Llamas, que ayer reiteró, que de momento lo sigue siendo, destacaba que se alegra «enormemente» de que la Junta haya dado su visto bueno a la fusión con Caja Duero, ya que redundará en un beneficio para los clientes, que contarían con una entidad más «fuerte, solvente y eficiente».

Llamas aseguraba que hoy -por ayer- es un día importante para Caja España , así como para sus clientes y empleados.

El presidente ha recordado que el consejo fusionado conjunto Duero-España, cuya convocatoria tramitarán los miembros de la comisión de seguimiento del proceso la próxima semana, aprobará en León el organigrama de la nueva caja, encabezado por los presidentes y directores generales.

Una vez que se celebre, se abrirá un plazo mínimo de quince días y máximo de treinta para convocar a la asamblea general, compuesta por 320 miembros (160 de cada caja), en la que se analizarán las decisiones del consejo.