Paz en el Museo Picasso: el director artístico se mantiene en el cargo

La familia del pintor rectifica y el Patronato renueva la confianza en Lebrero

Lebrero recibió el apoyo de varios colectivos culturales
Lebrero recibió el apoyo de varios colectivos culturales

MÁLAGA-El Patronato del Museo Picasso Málaga ratificó ayer en el cargo al director artístico de la pinacoteca, José Lebrero, tras «no considerar» la petición de cese planteada días atrás por la presidenta de honor de la institución y nuera del pintor malagueño, Christine Ruiz-Picasso, quien pidió su destitución por la exposición «Viñetas en el frente».
El consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata, manifestó tras la reunión del Patronato que es «deseo del Museo aprovechar los acontecimientos de los últimos días para que esta institución salga reforzada».
En este sentido, Plata quiso dejar claro que «las instituciones permanecen y las personas pasan» para reivindicar que «por eso es tan importante que de cualquier situación y problema sepamos hacer una oportunidad para reforzar, y para seguir adelante con más confianza».
Además, la reunión del Patronato sirvió para dejar «constancia formal» de que Christine Ruiz-Picasso «tiene todo el apoyo, el reconocimiento y el respeto del mismo, ya que ella, junto con su hijo Bernard y la mujer de éste, Almine, es donante de 165 obras de Picasso que constituyen el núcleo central de las 233 obras propiedad del museo».
El director artístico del MPM recibió en los últimos días el apoyo de numerosos colectivos culturales, evidenciado en la protesta que contra su planteada destitución realizaron varios representantes del ámbito cultural malagueño a las puertas de la pinacoteca, donde entregaron a sus responsables más de cuatrocientas firmas en apoyo a Lebrero.
Por su parte, Bernard Ruiz-Picasso explicó que «hay una realidad de diálogo, cualquiera que sea el tipo, que es importante mantenerlo», porque, a su juicio, «es lo que merece esta institución».
«Es realmente lo que intentamos cumplir y es bastante difícil en algunos momentos por ambas partes, tanto para el Gobierno andaluz, por dedicar muchos esfuerzos para esta institución, como para mi madre y yo, coleccionistas». En este sentido, señaló que «no es un matrimonio muy fácil porque las dos personas que lo forman son un poco raras, inhabitual».