ANÁLISIS: Influirá la enfermedad en la campaña por Jorge Melgarejo

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Cómo se está viviendo la noticia en Venezuela? ¿Ha causado mucha conmoción?
–La noticia de la enfermedad de Chávez ha sido muy mediatizada desde el principio. Su posible recaída ya se sabía de alguna manera, no es algo sorprendente. Ahora lo que hay que ver es si está diciendo toda la verdad, o no. Aquí se confunde mucho la ilusión con la realidad. Por eso creo que ya se sabía, lo que no se conoce a ciencia cierta es el alcance de la enfermedad o hasta dónde llegará. Mientras no hable un médico, es muy difícil saber el alcance real y las consecuencias que podría tener.

- ¿El anuncio de la enfermedad y el propio mal pueden influir en la campaña?
–No sabemos si la situación es tan grave como para llevar a Chávez a retirarse de la campaña por su estado de salud. Él no va a decir lo que tiene hasta el último momento. De hecho, viaja a Cuba para tratarse porque en Venezuela la información se filtraría de inmediato.

- ¿Es posible que la oposición aproveche la hipotética debilidad de Chávez para ganar terreno?
–No creo que eso ocurra. No creo que la enfermedad sea utilizada por el líder opositor, Henrique Capriles. Hasta el momento, ha demostrado que no está por esa labor, está siendo muy elegante en ese sentido. No creo que lo vaya a utilizar. Estoy convencido de que esta campaña no va a ser sucia, todas las partes van a hacerlo lo más limpiamente posible. Pero en realidad todo está en manos de Chávez y el oficialismo. Él corta la baraja, como reza un dicho venezolano.

- ¿Está en condiciones Hugo Chávez de buscar un sustituto?
–Es posible que pueda haber alguien que le reemplace, pero no a ese nivel, no tiene un sustituto posible como candidato para presidir el país. Ni siquiera durante el tiempo que estuvo convaleciente delegó tareas. Se encargó de gobernar por teléfono mientras se recuperaba. Chávez, aunque no le guste a la oposición, cuenta con el beneplácito de mucha gente –una popularidad que ronda el 50% de la población. La cuestión es que la gente le quiere a él, no a sus ministros.

Jorge Melgarejo
Corresponsal de Radio Vaticano en Caracas