Los presos exigen una paz «sin vencedores ni vencidos»

De la mano de Bildu, el colectivo de reclusos etarras reclama en Guernica un «papel activo» en la negociación

BILBAO- Con la amnistía como objetivo irrenunciable, el colectivo de presos de ETA (EPPK) escenificó ayer, apadrinado por Bildu, su respaldo al «Acuerdo de Guernica». Lo hizo con las mismas exigencias que están en boca de los terroristas: el fin de los «juicios políticos», los cambios en la política penitenciaria, el abandono de la «doctrina Parot», el fin de las detenciones y las «torturas», la legalización de Sortu... Eso sí, reclamando sin equívocos una paz «sin vencedores ni vencidos» y dejando bien claro que los presos etarras han de jugar necesariamente un «papel activo» en un hipotético «proceso de paz».

Dos históricos ex presos de ETA, Jon Agirre Agiriano, «Elertxuri», y Gloria Rekarte fueron los encargados de firmar el manifiesto en nombre del colectivo de presos de la banda terrorista. El primero, de 69 años, salió de prisión el pasado mayo tras cumplir 30 años en la cárcel por tres asesinatos, entre ellos el de José María Piris, un niño de trece años.

En el acto, celebrado en el teatro Lizeo de Guernica, actuaron como maestros de ceremonia destacados representantes de las formaciones que integran Bildu, entre ellos el secretario general de EA, Pello Urizar; Oskar Matute, de Alternatiba; además de miembros prominentes de la izquierda abertzale como Jone Goirizelaia, Rufi Etxeberria y el veterano ex dirigente de HB Tasio Erkizia.

Tras la firma del acuerdo, 26 integrantes del colectivo de presos etarras subieron al escenario para la foto de familia. Una vez allí, la ex reclusa etarra Itziar Galardi leyó un texto en el que reivindicó el papel preponderante de los presos en el «proceso».

«Vamos en el mismo tren»
«No queremos actuar a favor de los presos, sino con los presos. Vamos en el mismo tren», aseguró en euskera. Galardi justificó ese paso al frente en que «teníamos que jugar un papel activo en el proceso de paz y nuestra referencia es el «Acuerdo de Guernica» porque nos reconoce ese papel activo en un proceso que busca un escenario de paz y soluciones democráticas».

Asimismo, los firmantes del «Acuerdo de Guernica» dieron a conocer una declaración –leída por la teniente alcalde de la localidad guipuzcoana de Arechavaleta, Lore Martínez (Bildu)– en la que advierten de que la actitud de «soberbia» del Estado es «el mayor peligro que tiene el proceso» de paz. Igualmente, defendieron la excarcelación «de los presos enfermos y el fin de la doctrina Parot», la legalización de Sortu y «la desactivación de las agresiones» y la paralización de lo que consideran «juicios políticos».

Manifestación en Bilbao
Los asistentes anunciaron también que defenderán en las calles de Bilbao el «Acuerdo de Guernica» con una gran manifestación el próximo 22 de octubre, en la que defenderán la búsqueda de «soluciones democráticas para la resolución del conflicto». Por último, los firmantes del acuerdo lamentaron que «el crecimiento de la represión demuestra que «no está interiorizada la paz sin vencedores ni vencidos». De exigir a ETA que se disuelva, ni palabra.


DyJ rechaza la «venta de humo»
La asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, rechazó ayer la «venta de humo» del comunicado de los presos etarras porque lo único que verdaderamente tendrá interés es que ETA se disuelva, entregue las armas y pida perdón individualizado a cada víctima. «Cualquier otra ‘‘venta de humo'' no hace más que convertir 850 asesinatos en un conflicto que nunca ha existido», afirma Portero.