Copa del Rey

Núñez y Gaspart

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El éxito del Barça actual no es fruto de la casualidad. Es gracias, fundamentalmente, a dos presidentes, Núñez y Gaspart, que supieron invertir en el futuro. La Masía se creó durante la larga presidencia de José Luis Núñez. Fueron las oficinas del Barça hasta 1980, que después se trasladaron, y en ese edificio se fundó La Masia. De ella han salido prácticamente todos los jugadores clave de este súper Barcelona actual, que no relato porque sería demasiado largo. Entre ellos, Xavi, Iniesta y Messi, los tres futbolistas que han competido por el Balón de Oro del año pasado.
Messi llegó a España con 13 años, acompañado de su familia, los trajo y financió todos sus gastos José María Minguella, al que habían recomendado ojeadores que tenía en Argentina. La familia Messi se pasó muchos días en el Hotel Plaza de la Plaza de España de Barcelona esperando la decisión del club. Por fin Charly Rexach dio el visto bueno y quien bendijo la operación fue el presidente Gaspart en el principio de su mandato. Era julio del año 2000. En aquel momento fue una apuesta de futuro sobre un niño bajito que la tocaba muy bien y que venía con la «mochila» de su familia. No fue una decisión fácil. Iniesta también está en el Barça porque a los 17 años y cuando era libre para marcharse, como hizo años después Cesc, Joan Gaspart se la jugó y le firmó un contrato atándolo al club. Es justo reconocer que la visión de los presidentes ha sido providencial para el Barcelona. Lo que demuestra, una vez más, que no hay casualidades. Sin riesgo, decisión, visión de futuro e inversión, más las personas adecuadas dirigiéndola durante estos años, no existiría esta extraordinaria fábrica de futbolistas que es La Masía.