Está triste

La Razón
La RazónLa Razón

José Mario está triste, «¿Qué tendrá la princesa?». En declaraciones a un diario inglés ha dicho que quiere volver a Reino Unido, que quiere ser feliz. Lo que en realidad me ha sorprendido es que afirme que quiere redescubrir la alegría. No me extraña que albergue tal deseo, porque con la cara de amargado que lleva puesta es natural que no se guste a sí mismo. No es precisamente modelo de la alegría de la huerta. Ahora se trata de la felicidad, cuando lleva poniendo de los nervios a medio mundo futbolístico con sus palabras, acusaciones e insinuaciones.

La guerra entre él y Valdano ha tomado nuevos derroteros. El director general ha confirmado que en adelante dará espacio al entrenador con el fin de no chocar. Suena a estrategia. Maquiavelismo parece el que en la presentación de Adebayor haya sido rotundo y dejado en la responsabilidad de José Mario tal contratación.

El club ha dejado sentado que el fichaje se ha hecho a gusto, a petición del entrenador. Si sale bien se llevará todos los méritos, pero si ocurriera lo contrario, si con el tiempo se llegara a la conclusión de que no mejora a Benzema, Valdano podría recordar lo que ha dicho en el momento de la llegada del futbolista.

Adebayor ha dicho que no ha venido a echar a Benzema. Otra cosa no cabía pensar. Lo que tal vez no sepa aún el togolés es que le van a mirar con lupa. Tendrá que mejorar las actuaciones que ha tenido últimamente en el Manchester City, suplente, para que Benzema sea despedido.