La madre de la fallecida en Lalín reconoce que planeó el incendio

En el cadáver de la joven se apreciaba un golpe en la cabeza

La madre de la muerta en Pontevedra dice haber planificado el incendio y su suicidio
La madre de la muerta en Pontevedra dice haber planificado el incendio y su suicidio

MADRID-Carmen Reboredo, la madre de Sonia Mouriño –la joven de 21 años que murió el viernes en el incendio de su casa– reconoció ayer que había planificado el incendio de su vivienda y el posterior suicidio, tanto suyo como de su marido. Así se explica que el matrimonio fuera hallado ayer por un agente de la Guardia Civil en la fosa séptica del establo anexo a la vivienda familiar a la que habían prendido fuego, según fuentes oficiales, informa Efe.

Carmen fue detenida, junto a su marido, tras localizarlos escondidos en la fosa de purín seis horas después de que se declarase el incendio. Pero, mientras que su esposo, José Mouriño, prestaba ayer por la tarde declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, Carmen fue ingresada en el hospital Clínico de Santiago de Compostela. La trasladaron allí para realizarle un informe psiquiátrico.

Aunque el caso está bajo secreto de sumario, en manos del Juzgado número 2 de Lalín, se ha podido saber que la principal hipótesis de la investigación apunta a que el matrimonio, acuciado por las deudas económicas, prendió fuego a la vivienda para posteriormente suicidarse. Se escondieron en la fosa séptica con la intención de morir allí.

Fuentes de la Policía local de Lalín indicaron que los bomberos pudieron apreciar que la joven fallecida tenía un fuerte golpe en la cabeza.

A causa del incendio falleció también un hombre de 85 años, antiguo trabajador de la explotación familiar que vivía en la misma vivienda, Amador Fernández Quinteiro. Además, resultaron heridos la abuela y un tío de Sonia, que también vivían en la casa. Son Erundina Lalín Reboredo y su hijo, Manuel Reboredo Lalín, que fueron rescatados de la primera planta de la vivienda y posteriormente trasladados al hospital con síntomas de intoxicación por humo, aunque fuentes vecinales indicaron ayer que ya habían regresado al pueblo.

Mientras, los dos cadáveres eran velados en el tanatorio de Lalín. Serán enterrados esta tarde en el cementerio de Barcia.


Más allá de las llamas
El incendio se declaró hacia las 7:00 horas del viernes en la casa de la familia Mouriño, en la parroquia de Barcia. Poco después, un joven que trabajaba en la explotación de esta familia, dio la voz de alarma. Los bomberos no lograron extinguir el fuego hasta las 3 de la tarde, cuando también localizaron al matrimonio escondidos en la fosa de los excrementos.
Dos cadáveres, dos heridos y el cabeza de familia y su esposa escondidos. El cadáver de su hija, con un fuerte golpe en la cabeza.