Rajoy da confianza a los mercados

Desde el 20-N, la prima de riesgo cae un 25,4%. El discurso da alas al Ibex y la deuda se abarata

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- El plan económico del nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió una buena acogida en los mercados. La Bolsa subió un 0,6% en una jornada bajista en las principales plazas europeas, pero el discurso del líder popular tuvo su principal reflejo en el secundario de deuda soberana. Tras escuchar las palabras de Rajoy (13:30), la prima de riesgo de invertir en España llegó a caer hasta el mínimo diario de 323 puntos básicos –un 6,4% menos que el viernes–. Al cierre de la jornada, el diferencial se situó en los 329 puntos (un 4,7% menos).
La brecha se reduce
La tendencia bajista de la prima de riesgo de España ha sido una constante desde que el PP ganó con mayoría absoluta las elecciones del pasado 20 de noviembre. Desde esa fecha, el diferencial del interés que paga España por su deuda a diez años frente a Alemania ha caído un 25,4% y ha pasado de los 441 hasta los 329 puntos básicos. En otras palabras, las expectativas de que nuestro país pague su deuda son hoy más altas que hace un mes.
La comparativa más clara es la de Italia, que ingresó en el grupo de países en riesgo después que España. En el último mes –justo después de que Rajoy ganara las elecciones–, las medidas del Ejecutivo tecnócrata de Mario Monti no han impedido el alza de la prima de riesgo de Italia, que ha escalado un 6% hasta los 495 puntos básicos. La brecha entre ambos diferenciales se ha multiplicado por más de cinco en cuatro semanas, pasando desde los 26 hasta los 166 puntos básicos, circunstancia que se ha trasladado a las subastas de deuda.
Mientras Italia paga cada vez más caras las colocaciones de bonos y obligaciones, España lleva varias subastas en las que ha logrado reducir el interés ofrecido a los inversores. Y lo que es más importante, el Tesoro español logra fuertes niveles de demanda, mientras que el italiano sufre para atraer el capital.
El principal aspecto que valoraron ayer los mercados fue la promesa de reducción de déficit, pues es el principal lastre de las cuentas públicas del país.