Sentenciado a muerte un conductor chino que atropelló a un pastor mongol

Un tribunal del norte de china sentenció hoy a muerte al conductor de un elevador que mató a un miembro de la etnia mongol en una disputa por contaminación en Mongolia Interior, norte de China, donde otro homicidio similar desencadenó las peores protestas en décadas en la región autónoma.

Según informó la agencia oficial Xinhua, Sun Shuning, el conductor de etnia china han, la mayoritaria en el país asiático, fue condenado por asesinar a Yan Wenlong, un residente de etnia mongol que estaba protestando por la contaminación causada por la explotación de una mina de carbón.

Los hechos sucedieron el pasado 15 de mayo en la mina de carbón, operada por la firma Peaceful Mining, y ubicada en el área de Abag Banner, en la prefectura de la Liga de Xilingol, según el veredicto.

Los residentes locales llevaban meses quejándose de la contaminación y de la actitud agresiva de los conductores de la mina, que según ellos estaban acabando con sus pastos.

El veredicto del tribunal asegura que "Sun conocía las consecuencias de sus acciones cuando de forma intencionada atropelló a Wen con su elevador, lo que resultó en la muerte inmediata"del mongol.

"El acto fue absolutamente cruel, el delito muy grave y las consecuencias extremadamente malas", indicó el tribunal al dictar la pena capital para Sun.

Se trata del segundo incidente en Mongolia Interior en el que muere un pastor local atropellado por colonos chinos, ya que el 8 de junio el mismo tribunal condenó a muerte al conductor Li Lindong, responsable de la muerte del pastor Mergen el pasado 10 de mayo.

El copiloto, Lu Xiangdong, fue sentenciado a cadena perpetua en un juicio de seis horas.

Las dos muertes desataron dos semanas de protestas desde el 23 de mayo, cuando más de 2.000 estudiantes mongoles se echaron a la calle para pedir respeto a los derechos humanos y la protección su cultura, manifestaciones que fueron reprimidas por la policía local causando al menos 18 heridos, algunos de gravedad.

Además, se declaró la ley marcial en varias zonas de la región.

La población de etnia mongol de Mongolia Interior, unos seis millones, suma menos del total de habitantes de la región, con 24 millones, y considera que su estilo de vida tradicional está siendo amenazado por la proliferación de proyectos mineros explotados por los chinos en su región.

Conflictos étnicos similares se registraron en 2008 en el Tíbet, con la muerte de decenas de civiles y el cierre de la región al exterior, y en 2009 en Xinjiang, cuando choques entre la etnia uigur y la china dejaron centenares de fallecidos.