Jeremy Renner ojo con ese poli

El protagonista de «En tierra hostil» consagra su carrera con «The Town», de Ben Affleck

El protagonista de «En tierra hostil» consagra su carrera con «The Town», de Ben Affleck
El protagonista de «En tierra hostil» consagra su carrera con «The Town», de Ben Affleck

Hay un antes y un después en Jeremy Renner tras la nominación al Oscar por «En tierra hostil». Cuando, en 2008, el actor presentó en Venecia la película de Kathryn Bigelow, contestaba de mala gana las preguntas de la Prensa, haciendo gala de una actitud que lo situaba entre el chulo de barrio y el rebelde con causa. Dos años después, defendía «The Town, ciudad de ladrones» en el mismo festival comportándose como un verdadero profesional de la autopromoción, como si hubiera aprendido de golpe cuáles son las normas de protocolo en los intercambios entre una estrella en ciernes y un periodista.


El ruido y la furia
Lo cierto es que algunos de los personajes que ha interpretado Renner –y el Jim de «The Town» no es una excepción– tienen algo violento en sus gestos, como si su cuerpo no acabara de estar a gusto con el espacio que le ha tocado ocupar. Es curioso, pues, que confesara a este cronista que lo que más le preocupaba de interpretar a Jim, el amigo lleno de ruido y de furia de Doug (Affleck) en «The Town», era «entender el fuerte sentimiento de comunidad que une a la gente de Charlestown», barrio de Boston en el que se desarrolla la película, «donde está perfectamente aceptado que casi todo el mundo se dedique a actividades delictivas». Renner no quería sentirse fuera de lugar, e invirtió mucho tiempo en «afinar el acento irlandés» que predomina entre los vecinos de la zona.

Como no podía ser menos, se deshace en elogios al hablar de Affleck: «Todas mis escenas eran con Ben, pero apenas me daba cuenta de cuándo gritaba "acción". El ambiente de rodaje ha sido tan relajado que tengo la sensación de haber rodado un corto en un fin de semana con unos colegas». Y añade: «Ben sólo tiene 40 años pero posee la experiencia de alguien de 80. Conoce al dedillo las cumbres y los abismos de hacer carrera en Hollywood. Creo que de ahí le viene el buen rollo. No le preocupa demostrar nada a nadie, está curado de espanto».

Es la relación de su personaje con el de Affleck lo que le pareció más interesante de «The Town»: «Me atrajo explorar el sentimiento de lealtad, de una hermandad que va más allá de los lazos de sangre, de algo que hace que estos dos hombres estén conectados para siempre. Si fueran soldados en guerra, se cubrirían las espaldas el uno al otro, se protegerían hasta la muerte». Pero hay también un ansia de posesión, de no romper ese vínculo, que es lo que convierte a Jim en un hombre peligroso. «Por supuesto», admite Renner. «Tu mejor amigo puede convertirse en tu peor enemigo, pero es esa ambigüedad la que hace tan humano al personaje».


Un halcón
Tres semanas después de presentar de «The Town» en Venecia, se unía al equipo de «The Avengers» para preparar el personaje deOjo de Halcón. «No me permiten decir nada sobre el filme, pero debo aprender artes marciales, cosa que me encanta». El último cineasta con el que trabajó es Brad Bird («Ratatouille») en su primera cinta de imagen real, la nueva «Misión imposible». También habla maravillas de Fresnadillo, que lo dirigió en «28 semanas después». Tiene un piropo para todos. Debe de ser un buen chico.