Más de 1500 artistas se unen contra el «amiguismo» en las ayudas al flamenco

Griñán resta importancia y dice que la «inmensa mayoría» apoya a la Junta

Los artistas entregaron ayer un manifiesto en el IAF y pospusieron la manifestación para septiembre
Los artistas entregaron ayer un manifiesto en el IAF y pospusieron la manifestación para septiembre

SEVILLA-No hubo manifestación pero sí concentración. En torno a medio centenar de artistas flamencos, entre ellos Pansequito, Chiquetete, Calixto Sánchez, Carmen Ledesma y Pilar Távora, se reunieron ayer a las puertas del Instituto Andaluz del Flamenco (IAF) para exigir un «reparto más equitativo» del trabajo que esta institución gestiona así como un «mayor esfuerzo» por parte de la misma para «generar mayor trabajo en el sector». La marcha hasta el Parlamento se pospone al mes de septiembre porque muchos de los artistas que apoyan estas reivindicaciones se encontraban fuera de Sevilla.
Los artistas entregaron un manifiesto en la institución que depende de la Junta, firmado por más de 1.500 personalidades del flamenco y de la cultura en general, pero la directora del Instituto, María de los Ángeles Carrasco, no se reunió con ellos.
En el texto se insta a la Junta a realizar un «reparto más equitativo del trabajo, no acumulándolo en unos pocos artistas» y la participación directa de éstos en la «programación y organización de festivales y eventos del IAF, aportando exclusivamente criterios artísticos y profesionales desde nuestro conocimiento y experiencia».
En esta línea reivindicativa, el cantaor Panquesito explicó que «el motivo de la protesta es que hay una serie de artistas que se encuentran beneficiados con dinero público que es de todos» y que, por contra, «aquí hay una serie de artistas que quieren trabajar». Así, lamentó que haya «señores que están trabajando porque les echan una mano» desde las instituciones públicas mientras que otros no tienen tal apoyo.
La representante de la Asociación de Artistas Flamencos, Asunción Demartos, lamentó que los políticos no atienden sus peticiones y aseguró que las convocatorias públicas sobre actuaciones flamencas siempre recaen «en las mismas manos».
«Mientras unos se llenan los bolsillos de dinero, otros están luchando permanentemente por una oportunidad», aseguró Demartos.
Calixto Sánchez, otro de los concentrados, pidió que se incluya el flamenco en la escuela, como recordó que han anunciado varias veces desde la Junta.
Pese a ello, desde Málaga, José Antonio Griñán restó importancia a las denuncias y aseguró que las contrataciones de la Junta se hacen «según la norma» y que la «la inmensa mayoría del mundo del flamenco» apoya la política de la Consejería de Cultura en este ámbito.