«La única solución a la crisis económica y de valores es el PP»

FICHALUGAR: Hotel Astoria (Valencia)ASISTENCIA: 20 personas.PARTICIPANTES: Luca Volonté, eurodiputado popular; Pedro Agramunt, candidato al Senado por el Partido Popular: José María Chiquillo, candidato al Senado; y representantes de asociaciones provida.

VALENCIA- El presidente del Grupo Popular en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Luca Volonté, hizo ayer un hueco en su agenda para mostrar su apoyo al programa electoral del PP y a sus candidatos. En su opinión, el cambio es fundamental y no sólo para España. «Será el primer paso para reflexionar y también en Europa». Tal y como manifestó, la ciudadanía está preocupada por el paro y la economía, pero su pregunta es si ese problema también tiene una base moral.

Volonté, líder europeo en muchas de las iniciativas relacionadas con la libertad religiosa y con la defensa de la vida y de la familia, teorizó sobre la importancia de que los países europeos no sean gobernados por los partidos socialistas. «Hay que dar un nuevo impulso a favor de los valores ya no cristianos, sino de derechos humanos».

En este sentido, todos los presentes, los candidatos al Senado por el Partido Popular Pedro Agramunt y José María Chiquillo, y numerosos representantes de asociaciones civiles en defensa de los principios cristianos, coincidieron en afirmar tajantemente que la única solución para la doble crisis que vivimos es un cambio de Gobierno. Confían, por tanto, en que el líder popular, Mariano Rajoy, gane las próximas elecciones generales y solucione la actual coyuntura económica, primero y apueste, luego, por la defensa de la vida, la familia y la educación libre.

Sin embargo, según el tejido asociativo provida, el apoyo a estos valores, que califican de «no negociables», debería ser más explícito en el programa electoral de Mariano Rajoy. Fuentes de la plataforma Hazte Oir, organizadora del encuentro, confesaron sentir «satisfacción» por la mayor parte del contenido, sobre todo en el terreno educativo. El pero lo pusieron en que no incluye la derogación de la actual ley del aborto o de los matrimonios homosexuales. En este sentido, criticaron cierta «cobardía» a la hora de no crear un programa ideológico y expresarlo claramente a los españoles.

Por su parte, Agramunt, destacó que es imposible estar al cien por cien. «El programa probablemente no recoja todas vuestras inquietudes, pero sí será el que más acoja». Subrayó que la mayoría de los que forman el PP ya tienen esos valores y no es necesario dejar constancia por escrito. Así, justificó la no inclusión de estos puntos de estrategia electoral. «Hay también que buscar el voto de las personas que habitualmente no nos apoyan».

Con estas palabras incidió en la idea que parece haber tomado fuerza entre muchos de los candidatos populares. «La victoria no está todavía garantizada», pese a lo que pronostican las encuestas. Dijo que muchos votarán al Partido Socialista, aunque nieguen que vayan a hacerlo. «La debacle socialista no será tan grande».