Ley nutricia

La Razón
La RazónLa Razón

El Pleno del Congreso aprobó la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Merece la pena resaltar el gran consenso que ha existido entre todos los grupos parlamentarios, que podríamos cifrar en más de un 80%. En los tiempos que corren, es importante resaltar este dato, ya que no es habitual en la situación política actual. Seguro que ha tenido mucho que ver el talante negociador del presidente de la Agencia, Roberto Sabrido. La ley define por primera vez un sistema de información homogéneo en seguridad alimentaria para el intercambio de datos entre profesionales, investigadores y administraciones, así como para facilitar los conocimientos más avanzados en la materia. Establece la creación de una Red Española de Laboratorios de Control Oficial de Seguridad Alimentaria, que reforzará la vigilancia en todo lo relacionado con los alimentos. La nueva ley atiende a las perspectivas clásicas de la seguridad alimentaria, como son la detección y eliminación de riesgos físicos, químicos, y biológicos, desde un nuevo enfoque anticipatorio que se fundamenta jurídicamente en el principio de precaución. Además, tiene en cuenta de forma muy particular la creciente importancia de los riesgos nutricionales, dada la preocupante prevalencia en la actualidad de la obesidad y principalmente de la obesidad infantil y juvenil. Y de la misma forma, tiene en consideración otras perspectivas de la seguridad alimentaria que inciden en los derechos de las ciudadanas y ciudadanos, como son la existencia de riesgos sociales, de integración o de discriminación, y de género, que deben ser eliminados.