Los detenidos de Segi tenían un arsenal de bombas incendiarias ya preparadas

La Policía se ha incautado de 60.000 euros y documentos de ETA

Uno de los detenidos en la operación de este pasado viernes contra Segi
Uno de los detenidos en la operación de este pasado viernes contra Segi

La operación que la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía ha desarrollado contra Segi e Ikasle Abertzaleak, en el País Vasco y Navarra, ha permitido descubrir, en un local de Astigarraga (Guipúzcoa), un arsenal de artefactos ya preparados, de los que se utilizan para el terrorismo callejero, según fuentes de la investigación consultadas por LA RAZÓN. En otro local, en Vizcaya, había gasolina y disolvente, dos elementos con los que habitualmente se fabrican los «cócteles Molotov».
En esta operación, de gran calado, se han practicado un total de 46 registros, 34 de ellos en domicilios particulares y el resto, en locales que utilizaban los detenidos y los que, al menos por ahora, han logrado escapar.
Además del material intervenido, los agentes lograron incautarse de unos 60.000 euros, cuya procedencia y destino final está siendo investigado, según las citadas fuentes. De hecho, entre los objetos intervenidos había también varias huchas de las que utiliza Segi para hacer cuestaciones, con el fin de financiar, entre otras actividades, el terrorismo callejero.
Pese a las supuestas buenas intenciones de ETA y su entramado, y sus constantes alegatos a un nuevo proceso de paz, lo cierto es que todo el entramado, en especial el financiero, se mantiene operativo.
Los agentes han encontrado abundante propaganda y documentación interna de la organización juvenil proetarra. Se trata de numerosos soportes de almacenamiento informático. También había publicaciones de la banda terrorista y de Askatasuna. Su estudio se ha iniciado ya y los investigadores confían en encontrar valiosos datos.
Por otra parte, los catorce detenidos fueron trasladados ayer a la Comisaría General de Información en Madrid para, posteriormente, pasar a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que, junto a la Fiscalía, se ha encargado de dirigir la operación contra la cantera de ETA.


Financiarse como las FARC
Un preso de ETA propuso a la banda terrorista que recurriera al narcotráfico de cocaína, «junto con las FARC», para financiarse. La propuesta figuraba en una de las «aportaciones» presentadas en el debate interno realizado en el seno de ETA en 2007 tras la ruptura de la última tregua. El documento, elaborado por un etarra encarcelado en Francia en aquel momento, incluía la propuesta de «dejar a un lado los escrúpulos». Así, «no vería mal que, aparte de las vías de autofinanciación utilizadas por la Organización hasta ahora, utilizase, junto a las FARC, la cocaína». En el escrito concretaba que los lugares indicados para traficar serían Madrid y París, para «crear problemas sociales al enemigo». No obstante, el etarra apostillaba que «eso sí, pena de muerte para los que vendan droga en Euskal Herria», informa Vasco Press.