«Compensar es la clave para mantener el peso»

«Compensar es la clave  para mantener el peso»
«Compensar es la clave para mantener el peso»

-¿Cuál es el perfil del dietista crónico?-Una mujer que suele empezar con la dieta entre los veinticinco y treinta años y sigue a dieta el resto de su vida, o al menos hasta los cincuenta o sesenta. Normalmente, se trata de una mujer trabajadora, madre de familia y que tiene cierta preocupación por su físico y, además, está rebasada por la vida social a la que está sometida.

-Entre querer cuidarse y obsesionarse hay una gran diferencia, pero ¿cuáles son los síntomas que deben alertarnos?-El mayor peligro que hay es el de ponerse a dieta sin un control, prescindiendo de ciertos alimentos, haciendo dietas por semanas y recurriendo a aquellas que hemos leído en algún sitio que funcionan. Lo que deberíamos hacer es ponernos en manos de un especialista.Y, si es médico muchísimo mejor porque así nos puede atender de forma global, no sólo desde el punto de vista nutricional, sino del de la salud, por si tenemos alguna patología de colesterol o de cualquier otra cosa.

-¿Existe doble peligro si se hace dieta entre semana y los fines de semana se duplica o triplica la ingesta de comida?-Ahí el peligro no es sólo no conseguir el objetivo que es adelgazar y de forma permanente, sino que además estamos sometiendo al organismo a un estrés al pasar de un ayuno o de la privación de algunos alimentos, que suelen ser los hidratos de carbono, a una ingesta desmedida de ellos en el fin de semana. Cuando esto sucede, el organismo se ve sometido, sobre todo el hígado, a digerir cantidades industriales de comidas y nutrientes de golpe.

-¿Este tipo de comportamientos frente a la dieta puede resultar peligroso?-Desde luego. Y, además, nos puede llevar a que cuando nos planteemos hacer una dieta reglada, no podamos llegar a conseguir el beneficio de la misma que es bajar de peso, porque nuestro organismo está instalado en un espectro digestivo que es como las dietas yo-yo, de sube y baja y llega un momento en el que es imposible romper ese círculo vicioso, al menos en las primeras semanas. El organismo es como si tuviera un mecanismo de memoria y cuando se le priva en ciertos momentos de determinados alimentos, lo que hace es aprovechar al máximo lo poco que le demos.

-Pero, sí es cierto que para mantenerse hay que contemplar de vez en cuando la compensación...-Indudablemente. Si vemos que hemos tenido una comida muy copiosa al día siguiente intentaremos bajar un poquito. Pero compensando constantemente lo único que hacemos es mantener el peso, pero no lo bajarlo.