La izquierda del partido demócrata critica la «moderación» de Obama

Los republicanos han conseguido una victoria histórica, no vivida desde la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos. Ha sido el mayor ascenso electoral del Partido Republicano en unas elecciones legislativas. Está claro que los conservadores han hecho un gran trabajo desde la oposición, y lo que más importa en unas elecciones de mitad de mandato: han movilizado al mayor número de votantes, ¿pero cómo ha afectado dentro de las filas demócratas?

Obama atiende a los medios al término del encuentro que ha mantenido con los miembros de su gobierno tras conocer los resultados de las legislativas del martes
Obama atiende a los medios al término del encuentro que ha mantenido con los miembros de su gobierno tras conocer los resultados de las legislativas del martes

El profesor del Departamento de Gobierno de la Universidad Americana en Washington, David Ian Lublin, reconoció a LA RAZÓN que dentro del Partido Demócrata se han producido críticas internas desde varios frentes.
«Una corriente piensa que el mensaje demócrata no se ha comunicado con efectividad; otros más de izquierdas aseguran que, frente a todos los votantes que los republicanos han conseguido que acudan a las urnas, los demócratas, por tratar de ser más moderados, han dejado a algunos miembros del partido un poco desencantados», explica. Para Lublin, estos dos años van a ser mucho más reñidos y duros, pero también más «sanos políticamente. Se va a crear debate alrededor de un montón de asuntos que interesan a los estadounidenses».

Para el editor jefe de «Político», Mike Allen, los resultados de estas elecciones son muy interesantes desde el punto de vista de los medios de comunicación. «Muchos de los candidatos frescos y carismáticos que han vencido en sus estados vienen ahora a Washington para que los cubramos desde cerca». El periodista especializado en la política estadounidense reconoce que él fue uno de los que escribió que los republicanos estaban acabados en enero de 2009, que «sería necesaria una generación entera para que volvieran». «Antes teníamos tendencias políticas y cambios cada 30 o 12 años como mucho, y ahora cada dos, es impresionante».

Aun así, Allen no piensa que existan reproches en torno a la figura del presidente Barack Obama. «No tengo dudas de que Obama en febrero de 2011 se presentará como candidato. Eso sí, su agenda política va a cambiar». «El presidente girará hacia el centro, y tendrá que luchar no por nuevos votantes, sino por recuperar a los que le apoyaron en 2008», añade este periodista.

Ambos coinciden en que, aunque los conservadores lo intenten, Obama no va a retroceder en su reforma sanitaria. La «Obamacare», como la llaman, es su logro personal y los demócratas no estarían contentos si lo hiciera, hubieran votado a un republicano. «Obama sigue teniendo el poder de vetar resoluciones y leyes, y así lo hará si tiene que firmar algo en contra de su reforma», explica Lublin.

Tándem de estrategias

El profesor Lublin augura que el presidente norteamericano hará una mezcla de estrategias entre la que hizo Ronald Reagan y la que llevó a cabo Bill Clinton cuando perdieron en las «midterm» respectivamente. «Por un lado tendrá que ser conciliador, necesita el apoyo republicano en el Congreso. Pero por otro, es una buena oportunidad para distanciarse de los republicanos y discutir con ellos sus propuestas. A veces, llevar a los rivales a choques es una buena estrategia de cara a las elecciones, en este caso a las del próximo 2012».


Tras la «paliza», reunión de alto nivel con los republicanos
n Barack Obama ha pasado a la acción tras los desalentadores resultados de estas elecciones de mitad de legislatura y ya ha concertado un encuentro con sus adversarios políticos para el próximo 18 de noviembre. El presidente estadounidense ha prometido dialogar con los republicanos en esta segunda fase de su mandato, y para ello ha convocado esta cumbre en la Casa Blanca, en la que participarán, entre otros, la presidenta saliente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, así como su futuro sucesor republicano, John Boehner. La reunión de trabajo se complementará con una cena de carácter «social», según adelantó ayer el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, que agregó que el encuentro será el primero de toda una serie. «Quiero que hablemos de manera sustancial acerca de cómo podemos hacer avanzar la agenda del pueblo estadounidense. No va a ser simplemente una oportunidad para sacarnos una foto», aseguró el presidente, quien el miércoles reconoció que los resultados electorales habían equivalido a una «paliza», además de admitir que los votantes le han lanzado «un claro mensaje».


Hu es más poderoso que Obama
Barack Obama, que ayer se reunió con su Gobierno para analizar los resultados electorales, ya no es el hombre más poderoso del mundo. La revista «Forbes» lo desplaza al segundo lugar de su lista anual de 68 personalidades en beneficio del presidente chino, Hu Jintao. El tercero de esa lista es el rey Abdulá de Arabia Saudí, seguido de Vladimir Putin, el Papa Benedicto XVI y Angela Merkel. La canciler alemana es la primera de las cuatro mujeres que figuran en la lista, con Sonia Gandhi (9), Dilma Rousseff (16) y Hillary Clinton (20).