España no crecerá al 13% previsto por el Gobierno

El PIB sólo sube un 0,7% en el segundo trimestre por el desplome del consumo

.
.

La economía española creció en el segundo trimestre del año un 0,2%, dos décimas menos que en el trimestre anterior, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) revisara ayer al alza los datos del periodo enero-marzo, trimestre en el que el PIB creció a una tasa interanual del 0,9% y del 0,4% en relación con el periodo precedente.
El desplome del consumo final de los hogares, desde el +0,7% en el primer trimestre al -0,2% en el segundo, es el principal culpable del retroceso de la economía española. La demanda exterior, que duplicó su aportación a la economía, no pudo empujar más el crecimiento. Se trata de la primera contracción del consumo desde que la economía española saliera de la recesión, en el primer trimestre de 2010.

Un giro en el gasto
El INE achaca este giro a la intensidad que tuvo el gasto en la primera mitad del pasado año debido al anticipo de las compras ante el anuncio de subida en dos puntos del IVA el 1 de julio. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, parece dar por perdidas ya las previsiones del Gobierno de que el PIB crezca el 1,3% en el conjunto del año. En su comparecencia de ayer para dar a conocer el dato del INE, Campa reconoció que la desaceleración económica de la eurozona «hace más difícil que se pueda lograr», aunque «sigue siendo posible» alcanzarlas. Lo que sí ha descartado por el momento es revisar el cuadro macroeconómico.
En los últimos doce meses, la economía española ha crecido un 0,7%, aunque ha desacelerado su ritmo en dos décimas. El sector exterior ha aportado al crecimiento 2,6 puntos porcentuales y la demanda nacional ha restado 1,9 puntos, casi cinco veces más que en el anterior trimestre. Otro de los factores más llamativo es que las importaciones han entrado en terreno negativo por primera vez desde 2009, con caídas del 1,7% hasta junio, lo que ha provocado que a pesar de la moderación en la evolución de las exportaciones, la aportación del sector exterior al PIB haya sido más positiva.