La UE intensifica la asfixia a Irán

Bruselas acuerda sanciones contra 180 dirigentes y empresas del régimen de los ayatolás. Aplazan el embargo sobre el petróleo por la falta de consenso

OLEADAS DE PROTESTAS. Un grupo de disidentes iraníes se manifestó ayer en Bruselas contra el régimen de Ahmadineyad
OLEADAS DE PROTESTAS. Un grupo de disidentes iraníes se manifestó ayer en Bruselas contra el régimen de Ahmadineyad

BRUSELAS- El deterioro de la situación en la vecindad sur europea está coincidiendo con el empeoramiento de la crisis económica en la UE, en la que ya no sólo se pone en juego el futuro del euro, sino también de la propia Unión. Los ministros de Exteriores de los 27 lanzaron ayer rotundos mensajes a la cúpula militar egipcia y aprobaron sanciones destinadas a los regímenes de Teherán y Damasco. Sin embargo, la reunión de los cancilleres sirvió sobre todo para evidenciar que la Gran Recesión no sólo compromete la reacción de puertas afuera de los europeos, sino que también ha vuelto más débil y dispersa la política exterior, cada vez más lejos de lo que sueñan con construir desde Bruselas.

Los ministros añadieron 143 entidades y 37 iraníes a la lista de aquellos que tienen sus bienes congelados y la prohibición de viajar a la UE. Además, algunas capitales han llamado a sus embajadores en Teherán a consultas, como severa protesta diplomática. Con esta medida, los gobiernos europeos quieren dar respuesta al reciente asalto a la embajada británica en Irán y también al informe de la Organización Internacional Para la Energía Atómica, donde se probó la finalidad militar del programa nuclear iraní, así como el complot para asesinar al embajador saudí en EE UU. A pesar de la gravedad, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, no fue capaz de acordar una posición común respecto a la retirada de los embajadores como respuesta al «asalto y secuestro (de personal diplomático) dramático, terrible e inadmisible», como lo describió la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez. Además, las sanciones no se extendieron al sector energético iraní, clave para la economía del país, y por tanto para determinar futuro del presidente Mahmud Ahmadineyad, porque según explicó la responsable española algunos Estados miembros tienen reservas a la prohibición de las importaciones de su crudo, por el impacto que tendría en sus economías, debido a las condiciones «muy ventajosas» que ofrece Irán. Ashton dijo que existe un primer acuerdo político para extender estas sanciones tanto al campo energético como al financiero, pero ahora los expertos deben trabajar en la manera de aplicarlas y su alcance, también, en la economía europea. España sería uno de los países más afectados, al importar desde Irán hasta un 14% de su crudo. A pesar de ello, Jiménez, que acudió a su última reunión con sus colegas europeos, se mostró partidaria de castigar también al sector energético para mandar un mensaje «creíble» a Ahmadineyad, y aseguró que España puede buscar «alternativas» de aquí a que se aprueben sanciones. Nuestro país convocó ayer al embajador iraní en Madrid para exigirle que castigue a los responsables del asalto y ha congelado la incorporación del nuevo embajador en Teherán.

Los ministros de Exteriores también dieron otra vuelta de tuerca a la presión sobre el presidente sirio, Bachar al Asad, al que pidieron que deje el poder para «permitir una transición democrática y pacífica». Para responder a la sangrienta represión, que ya ha dejado 4.000 muertos según la ONU, la UE aprobó sanciones contra el sector financiero del país. También prohibió la exportación de equipo y tecnología destinada al sector energético sirio y no se podrá construir plantas europeas allí. También se añadieron doce personas y once entidades a las castigadas con la congelación y prohibición de que se realicen viajes.


Estados Unidos celebra la medida
- Obama dio la bienvenida ayer «a las nuevas sanciones económicas de la UE y otras medidas contra Irán y Siria. EE UU las ha endurecido también contra Irán, y anunció acciones adicionales contra funcionarios y entidades sirias», dijo el presidente estadounidense, para quien la comunidad internacional va en buen camino.