Sara Carbonero: la muñeca de la suerte

Los decenarios que luce la periodista son su amuleto en este Mundial y se han convertido en un icono «fashion». Es una de las señas de identidad del estilo de la novia de Casillas

Una amiga le regaló a Sara los decenarios de los que cuelga la cruz de la vida, un icono muy valorado por la reportera
Una amiga le regaló a Sara los decenarios de los que cuelga la cruz de la vida, un icono muy valorado por la reportera

Ser una «cover girl» era uno de sus sueños. Y vaya si lo ha conseguido. Sara Carbonero, la reportera de moda por partida doble –es la periodista deportiva más sexy del mundo, según la revista «FHM», además de novia de Íker Casillas en pleno Mundial de Fútbol de Suráfrica–, quien en los dos últimos meses ha sido la portada de dos revistas femeninas: «Cosmopolitan» (número de junio) y «Elle» (número de julio). Centrada ahora en su tarea de subdirectora de deportes de T-5 en Suráfrica, cuentan quienes la conocen que la periodista manchega, nacida en Corral de Almaguer (Toledo) en 1984, también debe dedicar grandes esfuerzos a no sucumbir ante las numerosas críticas que la tachan de mala influencia para Casillas, además de mala periodista.

Por sólo un euroDicen que gran parte del éxito o fracaso de la selección española esta en sus manos. Concretamente, en sus ya populares pulseras. Se trata de los decenarios, un rosario para llevar en la muñeca y que se ha convertido en un icono «fashion», objeto de deseo de decenas de fans que las buscan por todas las tiendas. La periodista las luce, a modo de amuleto, en cada una de sus intervenciones televisivas. Algunos comentarios las comparan con esas famosas pulseras brasileñas hechas con hilos de colores y que, supuestamente, son objeto de buena suerte. Lo cierto es que las de Sara son regalo de una amiga suya que las hace con sus manos y que las vende a sus conocidos por tan sólo un euro. Pero las de Sara son más especiales aún, pues tienen como colgante unas pequeñas cruces, su símbolo fetiche según ha confesado en «Elle». «Cuando era pequeña, mi madre me regaló una cruz de la vida y sé que si alguna vez me hago un tatuaje, será esa cruz», asegura. Pero no es el único amuleto de quien reconoce santiguarse cada vez que entra en directo en la tele. Tampoco se separa de la pulsera de moda, esa de silicona con hologramas que, si bien fue «inventada» por la marca Power Balance (la Infanta Elena la luce), cuenta con numerosas réplicas más o menos fiables.

El complemento del veranoY una de ellas, de las fiables, claro, es Balance Xtreme, la marca española que, según afirma en su web www.balancextreme.es, fabrica la única pulsera holográfica recomendada por los mejores deportistas de élite. Además, y siempre según el «site», una parte del dinero recaudado en la venta (38,50 euros cada una) se destina a ONG's como Mensajeros por la Paz e Infancia sin Fronteras y, según ha podido saber este periódico, fue el futbolista Sergio Ramos, padrino de la presentación de estas pulseras con la bandera de España, quien se las regaló a sus compañeros en la selección durante la concentración previa que tuvo lugar en Las Rozas (Madrid) antes de viajar a Sudáfrica. Y parece ser que fue él mismo quien también se la regaló a la periodista, con quien se lleva especialmente bien. Pero al margen de sus «poderes» de mejora del rendimiento físico, lo cierto es que esta pulserita, «el complemento de moda del verano», según la propia web, y que también podemos ver en las muñecas de famosos como la actriz Amaia Salamanca (a quien se relacionó hace un tiempo con Ramos) o el cantaor José Mercé, se ha convertido en un «best seller» por obra y gracia de la Carbonero. Y no es el único objeto fashion que, una vez tocado por la periodista, se ha convertido en oro. Su estilo, su forma de vestir y sus complementos aparecen entre lo más buscado en los blogs de moda. Sara es el nuevo icono de estilo popular, algo así como la nueva «celebrity» española: guapa, con novio famoso y «preocupada» por la moda. Se nota que le gusta, que se esfuerza por vestir bien, que tiene en sus gafas Clubmaster de Rayban otro de sus fetiches, que consume revistas de moda y que trata de imitar a iconos de estilo como Sienna Miller o Mischa Barton.

Modelo frustradaComo también salta a la vista que tiene alma de «exhibicionista», que se esfuerza en los «photocalls», aunque le falta naturalidad, y que uno de sus sueños de adolescencia era convertirse en modelo. «Siempre se ha gustado, es consciente de que es muy guapa», cuenta una ex compañera. «Pero también sabía que su falta de altura era un impedimento». Y esa parece ser la razón de su obsesión por los tacones, lo más característico de su estilo, además de «tema» recurrente en decenas de blogs de moda que intercambian información sobre sus «looks».Sin embargo, también es uno de los puntos más criticados por los estilistas de las revistas de moda: el «abuso» de las plataformas hace que su estilo resulte algo vulgar. Ella intenta ser «trendy» y por eso viste tendencias marcadas de la temporada como los vestiditos boho con cuñas, los jeans pitillo con maxi tops o los shorts vaqueros, pero no logra convencer. Las revistas de moda , a excepción de «Elle», más propensa a mostrar «carne» en sus portadas y reportajes, se resisten a trabajar con Sara como protagonista de sus editoriales de moda. Su belleza es exagerada, excesivamente sensual. «Poco elegante», confirman al unísono dos estilistas. «De día, pase. Pero de noche está claro que necesita asesorarse mucho mejor», insisten. No acierta del todo pisando la alfombra roja vestida de H&M o Dolores Promesas, una de sus firmas preferidas. Aunque es indudable que su exuberante belleza la ha convertido en una de las mujeres más deseadas de España. También de los paparazzi, que la persiguen a todas horas. «Hasta Íker Casillas le ha dicho que ni siquiera sufría tanto acoso de los fotógrafos cuando estaba con Eva González», nos comenta una persona muy cercana a ella.Tanta es la presión que periodista y futbolista ha «desaparecido» de todas las redes sociales. Y eso dice mucho de ellos: la fama les ha hecho volver a sus orígenes. O al menos a intentarlo.

LOS BÁSICOS DE SARASIEMPRE CON TACÓNLa reportera no se baja de las plataformas y de las cuñas.- VAQUEROS AJUSTADOSLos jeans pitillo desgastados son su elección favorita.- CAMISETAS CASUALLa novia de Casillas es adicta a los maxi tops y las «t-shirts» básicas.