África

Omar Suleiman: El espía de la «Corte»

La oposición a la tentación de Hosni Mubarak de perpetuar su «dinastía» con la sucesión de su hijo Gamal introdujo en las quinielas otros nombres como el del jefe de la inteligencia egipcia, Omar Suleiman. Nació en 1936 en la población sureña de Qena.

 
 

El Ejército supone en Egipto una oportunidad para los jóvenes de familias modestas de ascender en la escala social y de adquirir prestigo. Suleiman entró en la Academia Militar en 1954 pero recibió un entrenamiento especial en el Instituto Frunze de Moscú, durante la Unión Soviética. Combatió en Yemen (1962) y experimentó sobre el terreno las dolorosas derrotas de 1967 y 1973 contra los israelíes. Omar Suleiman se cultivó en la universidad y estudió Ciencias Políticas en la escuela del Cairo y de Ain Shams. En 1992 fue nombrado General de Operaciones de las Fuerzas Armadas y un año después tomó el mando de los Servicios de Inteligencia Egipcios. Ha jugado un papel esencial en la desmembración de las redes islámicas que amenazaron la viabilidad del Estado en los 90, pero también en la normalización de las relaciones con Israel y el establecimiento de la alianza con EE UU. Desde ayer es vicepersidente, un cargo que ocupó Mubarak en 1975 como sucesor de Anwar El Sadat. La pregunta es si el conjunto de los egipcios aprobará la subida al poder de un quinto presidente militar no transitorio.