Ana Botella suma poder

Gallardón elimina Obras y se queda con sólo ocho concejalías. Crea una presidencia de los plenos y nombra a Calvo teniente de alcalde

Gallardón, Ana  Botella y Cobo quien fue apuntando uno por uno los votos que salían de la urna
Gallardón, Ana Botella y Cobo quien fue apuntando uno por uno los votos que salían de la urna

MADRID- El Ayuntamiento de Madrid estrenó ayer una Legislatura cargada de novedades. La primera afectará al propio alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que resultó proclamado por tercera ocasión al acaparar el apoyo de 31 de los 57 concejales electos en el Consistorio de la capital el pasado 22-M en una jornada en la que los ediles de la oposición votaron a sus respetivos candidatos.
El alcalde anunció que a partir de ahora dejará de presidir los plenos para convertirse en diana de las preguntas de la oposición. Además, tal y como se comprometió durante la campaña electoral, insistió en que sus prioridades serán la creación de empleo y la mejora de la calidad del aire, empresas para las que ha decidido remodelar las competencias de las diferentes áreas de su gobierno –sin cambiar de caras–, haciendo desaparecer la Concejalía de Obras Públicas que dirigía Paz González e introduciendo las competencias de esta área en otras direcciones. Así, a partir de ahora serán ocho y no las nueve que venían funcionando hasta ahora las áreas en que queda dividida la administración municipal.
Una de las máximas beneficiadas de esta reforma del Ejecutivo madrileño es Ana Botella. La «número dos» de los «populares», que la pasada Legislatura ya desempeñaba las labores de segunda teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente, suma ahora a sus responsabilidades las del área de Movilidad con el fin de potenciar el uso de energías poco contaminantes en los vehículos que componen la flota de transporte público de la capital.
Otro de los que mejora su «cartera» es Pedro Calvo. El hasta ahora responsable de Seguridad se desprende de sus responsabilidades de Movilidad y asume una nueva: la Agencia de Licencias, por lo que también se ha creado para él la figura del cuarto teniente de alcalde.
Asimismo, Alberto Ruiz-Gallardón avanzó que Miguel Ángel Villanueva, titular del área de Economía, Empleo y Participación Ciudadana dispondrá para el desarrollo de su actividad con «más recursos».
El regidor también ha reservado un puesto de honor para la edil que se ha quedado sin concejalía. Paz González pasará a ocupar la presidencia de los plenos municipales en lugar de Gallardón que, a partir de ahora, se someterá «a una pregunta de cada uno de los portavoces de los grupos de la sesión, como es costumbre en cualquier parlamento», dijo, en lo que se asemejará a una sesión de control similar, por ejemplo, a la de la Asamblea regional.

Una presidenta del Pleno
A partir del próximo Pleno, el regidor dejará su puesto en manos de González, que será también responsable de la presidencia de todas las comisiones permanentes ordinarias a excepción, como venía ocurriendo ya ahora, de la de Contrataciones, que vigila un miembro de la oposición. Además, el alcalde anunció su intención de adaptar la Ley de Capitalidad al reglamento de la institución municipal para poder constituir una Mesa del Pleno de la que, junto a la ex edil de Obras, formen parte concejales de los tres grupos en la oposición.