OPINIÓN: El peso del PP

La Razón
La RazónLa Razón

Los pontífices del nacionalismo catalán, léase independentistas, están que trinan.
Un ejemplo lo tenemos en Salvador Cardús, un repescado por el rotativo «La Vanguardia» procedente del «Avui» y de una serie de revistas separatistas, hoy fenecidas. Este sociólogo lleva más de veinticinco años predicando la independencia de Cataluña con un éxito más bien escaso.
Por lo tanto, es lógico que con el ascenso del PP en Cataluña –y que además tiene la famosa llave del gobierno convergente– está que se sube por las paredes.
Fruto de esta indignación es su artículo «El falso predominio del PP». En él se lanza a la desesperada a negar la evidencia de que el PP avanza después de haber resistido la ofensiva conjunta de nacionalistas y socialistas.
El sociólogo empieza a hacer números malabares con las cifras y llega a comparar el número de votos con el porcentaje total del censo electoral. El distinguido patriota podría aplicar el mismo método al referéndum del Estatuto en el que no participó ni el 50 por ciento del censo, y de ese 49 por ciento un 20 por ciento votó que «No», con lo que el magnificado texto fue votado por uno de cada tres catalanes.
Y eso que era la más grande ocasión que vieron los siglos.
Y además, si el PP es esa insignificancia, ¿qué queda de la Esquerra Republicana de Cataluña, con su separatismo rampante aplicándole esas sesudas disecciones sociológicas? A
Cardús le ha salido el tiro por la culata.