Fútbol

Camino de la Décima por Ignacio VILLA

La Razón
La RazónLa Razón

Hay que reconocer que el sábado los madridistas nos habíamos convertido en «blues» sin tapujos. Después de la eliminación, algo cruel, del Madrid a manos del Bayern, todos preferíamos ver a los londinenses del Chelsea levantar la«Champions» por aquello de curar las heridas abiertas por una eliminación inesperada. Y todo hay que decirlo: ¡estamos contentos!

La final de Múnich nos dejó a un Bayern superior, aunque tampoco están como para tirar cohetes. Los alemanes fueron fuertes y seguros en el choque, pero no aprovecharon sus oportunidades. Fallar una pena máxima en el tiempo suplementario es un lujo que en una final nadie se puede permitir. Y ese error de Robben desde luego fue premonitorio. El Bayern, en apariencia, jugaba mejor, pero el Chelsea en ningún momento fue un muñeco de trapo. El cabezazo de Drogba en los estertores del partido, cuando todo parecía finiquitado, dejaba las cosas en su sitio. Luego llegaba la prórroga y los penaltis que tanto nos recordaron al Bernabéu. Esta vez con el Bayern como derrotado. ¡Así es el fútbol!

De la victoria del Chelsea, como madridista, no me quedo con la derrota de los alemanes. Me quedo con una clara convicción: estamos en el camino de la Décima. Este año ya lo era, pero al final la desgracia lo impidió. Visto lo visto: el año próximo será el de la Décima. El equipo lo tenemos, al entrenador también. Ahora sólo falta esperar doce meses.