y Griñán señala que Andalucía hace «un ejercicio de responsabilidad»

La Razón
La RazónLa Razón

Sevilla- Poco ha durado la imagen de unidad de todas las comunidades autónomas, incluida Andalucía, con el Gobierno central. La Junta insiste en confrontar con el Ejecutivo de Rajoy, y pese a que el Ministerio de Hacienda aprobó el jueves el Plan de Reequilibrio andaluz, José Antonio Griñán se quejó ayer de que entre las peticiones del ministro Cristóbal Montoro había «mucha injusticia» porque «no se reconocía la deuda estatutaria y nos trataban de aplicar una serie de recortes con los que no estamos de acuerdo». En una entrevista con la Cadena Ser recogida por Europa Press, el presidente andaluz señaló que Andalucía hizo, sin duda, un «ejercicio de responsabilidad», aún sabiendo que a esta comunidad «se le estaba aplicando el 20 por ciento del esfuerzo de déficit que tienen que hacer todas las comunidades y a pesar de que nuestra aportación a la riqueza nacional es del 14 por ciento y de que somos una comunidad muchos menos endeudada que la mayoría». Pese a ello, Griñán insistió en que el reajuste por un global que supera los 3.500 millones –mediante la subida de ingresos y el recorte de gastos– no rebasa las «líneas rojas» que había marcado el Gobierno andaluz porque no se va a privatizar ningún servicio público (ni educativo ni sanitario); no se van a despedir a empleados públicos; y se mantienen los servicios educativos, como la gratuidad de los libros de texto, los comedores escolares, el transporte escolar o las aulas matinales.