COAG considera 2011 un año «muy duro» por la crisis Ecoli

Francisco Gil y Pedro Lencina (izq), durante el balance que la organización agraria COAG realizó ayer
Francisco Gil y Pedro Lencina (izq), durante el balance que la organización agraria COAG realizó ayer

Murcia- El presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Murcia (COAG), Pedro Lencina, calificó ayer de «muy duro» para el sector el año 2011, marcado por la crisis alimentaria de la bacteria E.coli, que hizo caer los precios de frutas y hortalizas y frenó las exportaciones.

El secretario de organización de COAG, Francisco Gil, detalló que con la llamada «crisis del pepino» la agricultura murciana «batió récord de pérdidas», cifradas entre 300 y 400 millones de euros, de los que los fondos europeos sólo compensarán unos ocho millones de euros.
Asimismo, Gil recordó que, pasada esa crisis, la campaña de otros productos agrícolas como la lechuga o los cítricos tampoco ha sido buena debido a que este otoño el frío ha llegado más tarde de lo habitual, y señaló que «la mayoría de los productos se han estado vendiendo casi por debajo de su precio de producción».

Para Lencina, otro de los grandes problemas de la agricultura es la gran diferencia de precios entre lo que paga el consumidor y lo que percibe el agricultor.

Para «corregir este cáncer», el presidente de COAG insistió en la necesidad de impulsar una ley agroalimentaria que dé transparencia sobre los precios de origen y de mercado, y pidió al nuevo titular del Ministerio de Agricultura que el recién elegido presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, designó ayer tarde, que tenga esta necesidad entre sus prioridades.

A nivel europeo, el presidente de COAG exigió una reforma de la Política Agraria Común (PAC) que, según explicó, en el caso de la Región de Murcia afecta especialmente a las condiciones de comercialización dentro de la Unión Europea (UE). Al respecto, Gil pidió a Bruselas que obligue a terceros países que exportan productos a la UE, como Marruecos, que se coloquen «a la altura de la normativa que se exige a los productores españoles» y pidió que se igualen las legislaciones en materia fitosanitaria.

 

Desciende la renta agraria un 3,4 por ciento
La renta agraria se situó en 22.181,1 millones de euros este año, lo que supone un descenso del 3,4 por ciento en términos corrientes respecto al ejercicio anterior, frente a una subida del 5,6 por ciento registrada de media en la Unión Europea, según la primera estimación del Ministerio de Medio ambiente, Medio Rural y Marino. En concreto, la renta agraria media por unidad de trabajo anual aumentó 1,2 por ciento.